apoyo victimas poder judicial parricidio

18 años de cárcel por parricidio que conmocionó a Pichilemu

En enero de 2016, un caso de parricidio conmocionó a la comuna de Pichilemu, en la provincia de Cardenal Caro. Claudio Llanca Cabrera habría asesinado a su padre José Manuel Llanca.

En medio de la investigación que llevó a cabo el Ministerio Público, el Centro de Apoyo a Víctimas de Delitos Violentos (CAVD) de la comuna de San Fernando, y que depende del Ministerio del Interior, se hizo parte de este proceso a través de la presentación de una querella criminal.

La acción judicial tenía por objetivo “representar de manera directa los derechos e intereses de la afectada, como también aportar datos y solicitar diligencias tendientes al esclarecimiento de los hechos, y de esta manera obtener una condena acorde al hecho delictual cometido”, según señalan desde el CAVD. Es así como, el Tribunal Oral en lo Penal de Santa Cruz con fecha 23 de octubre de 2018, dio a conocer la sentencia de 18 años de presidio mayor en su grado máximo, como autor del parricidio en contra de José Manuel Llanca Bustamante.

El abogado del Centro de Apoyo a Víctimas, Luis Quinteros Zúñiga, quien representó a la querellante Malva Gajardo expresó que el asesino “tenía una motivación para dar muerte a su padre, la que era la obtención de dinero o la venta de un terreno”, pero también habría un factor “sentimental”: “con posterioridad todos se enteraron que Claudio Llanca y Macarena Pérez eran pareja y que en el juicio se dio cuenta que la referida mantenía sexo con la víctima (José Llanca Bustamente)”

Esta institución, que se encuentra ubicada en San Fernando, presta cobertura de manera gratuita en las provincias de Colchagua y Cardenal Caro, y está destinado a contribuir a la reparación de los daños ocasionados por la vivencia de un delito, a través del contacto rápido, gratuito, y oportuno con las personas afectadas, entregando atención integral y especializada con profesionales de diversas áreas, como abogados, psicólogos, y trabajadores sociales.

El apoyo está dirigido a víctimas de delitos violentos, como homicidio, parricidio, femicidio, robo con violencia, intimidación, homicidio o violación, así como delitos sexuales, secuestro, sustracción de menores, trata de personas, entre otros.