Congreso Futuro en O’Higgins: Los efectos del cambio climático en la agricultura

Congreso Futuro en O’Higgins: Los efectos del cambio climático en la agricultura

La primera charla, “Desafíos para la agricultura regional frente al cambio climático” estuvo a cargo de la ingeniero agrónomo Pamela García, especialista en temas ambientales de la Secretaría Regional Ministerial de Agricultura, quien junto con definir el concepto de cambio climático, dio a conocer los efectos que este fenómeno tiene en los seres humanos, como es el incremento de las temperaturas, con sucesivos períodos de sequías y aumento de incendios forestales. Mientras que en el otro extremo tenemos bajas temperaturas que provocan heladas más prolongadas y la presencia de granizos que entre otros factores inciden directamente en la agricultura, fruticultura, ganadería y apicultura.

Congreso Futuro en O’Higgins: Los efectos del cambio climático en la agriculturaAnte este escenario, Pamela García fue enfática en señalar que todos podemos aportar para luchar contra el cambio climático, con medidas de mitigación y adaptación a este fenómeno. Las medidas de mitigación, señaló la profesional, son aquellas acciones orientadas a reducir y limitar las emisiones de gases de efecto invernadero, mientras que las medidas de adaptación se basan en reducir la vulnerabilidad del rubro agroalimentario ante los efectos derivados del cambio climático.

El Ministerio de Agricultura ejecuta un ambisioso proyecto financiado por Naciones Unidas en la región, del cual Pamela fue su gestora y que hoy dirige Joaquín Arriagada, SEREMI de Agricultura de O’Higgins, el que busca poner en práctica medidas concretas que le permitan a los pequeños agricultores del secano costero adaptarse a esta nueva realidad climatológica y futura; mismo proyecto que ha patrocinado estas charlas del Congreso Futuro desarrolladas en INIA Rayentué.

En tanto la charla “Mejoramiento genético para los desafíos climáticos del futuro”, fue dictada por el ingeniero agrónomo MSc. Ismael Opazo, especialista en fruticultura del Centro de estudios avanzados en fruticultura (CEAF) quien se refirió en el contexto de las consecuencias del cambio climático al aumento de las temperaturas y menor disponibilidad de agua. Según señaló el especialista, con el aumento de las temperaturas, para producir lo mismo que estamos produciendo ahora, las plantas van a necesitar más agua y a la vez tendremos menos agua disponible, lo que está estrechamente ligado con el calentamiento global que se vincula con el aumento de las emisiones de dióxido de carbono (CO2).

Asimismo, Opazo señaló que “el umbral de aumento de la temperatura en un grado y medio más a lo que era la temperatura promedio normal, proyectada al 2040, afectaría gravemente el clima haciéndolo impredecible. Y una muestra de ello son los ocho años de sequía, o mega sequía, que hemos tenido en Chile. Donde además tenemos menor acumulación de horas frío, fenómeno que tiene negativos efectos en la agricultura, afectando la fenología, uniformidad, calidad y rendimiento de los cultivos.

En cuanto al mejoramiento genético y su aporte a la adaptación de la agricultura al cambio climático, el especialista señaló que éste siempre se ha centrado en maximizar la producción con miras a obtener mayor rentabilidad económica. Pero hoy por hoy, indicó, las demandas al mejoramiento genético están también asociadas a sustentabilidad, con producciones que tengan un menor impacto ambiental, reduciendo el uso de productos químicos y propende, también dijo, a hacer uso de energías limpias. En los alimentos se exige mayor calidad nutricional y también se trabaja en la producción de alimentos funcionales, que permitan la prevención de enfermedades.

Los efectos del cambio climático en la agricultura, es todo un desafío para el mejoramiento genético, pero es sólo una herramienta más, dado que el cambio climático es un problema global que se tiene que abordar de manera interdisciplinaria, concluyó el profesional.