Hospital regional aborda programa de anticoncepción para mujeres vulnerables

Hospital regional aborda programa de anticoncepción para mujeres vulnerables

Una de las áreas del programa de anticoncepción que funciona desde hace algún tiempo en marcha blanca en el Servicio de Gineco Obstetricia del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO), integra en su totalidad la anticoncepción de pacientes vulnerables, las que son seleccionadas durante su ingreso a la unidad de parto por aborto o embarazo ectópico.

El método anticonceptivo (implanol) es un implante que se inserta en el antebrazo de la usuaria y tiene una durabilidad de entre 3 y 5 años, evitando así un nuevo embarazo en las pacientes vulnerables. Esta iniciativa atiende a pacientes adolescentes, mujeres extranjeras, personas que tengan una patología médica, como por ejemplo VIH, Cardiopatías, Enfermedades sistémicas, entre otros, pero también apoya a pacientes que tienen adicción a las droga, situación de alcoholismo, violencia intrafamiliar y situaciones psiquiátricas.

De acuerdo a la Dra. Lía Muñoz, del Servicio Gineco Obstetrico del HRLBO, “el programa nace como una necesidad de las pacientes que ingresan al servicio con situaciones de vulnerabilidad, las que son detectadas en su gran mayoría por los matrones o matronas cuando están haciendo los ingresos, donde se tiene el primer contacto con los pacientes”.

Este programa está dirigido para reducir el segundo embarazo de adolescentes que en algunos casos corresponde a niñas de 12 y 13 años. Al respecto, la matrona Rocío Heng, a cargo del poli far (fetos de alto riesgo) sostuvo que “cuando la paciente sale del parto se conversa con ella y con su madre y se solicita un consentimiento informado. Posteriormente, se les ofrece un método anticonceptivo seguro y que evite un segundo embarazo entre 3 y 5 años de duración. El hospital permite hacer una intervención con productos de larga duración y que no atentan contra la salud de nuestros pacientes contando ya con 148 pacientes intervenidas”.

Pero este no es el único avance en este campo, ya que el Hospital Regional cuenta además con la única especialista capacitada en regiones para los retiros difíciles de implantes profundos, lo que permite que las pacientes no deban recurrir a Santiago para el retiro de los implantes anticonceptivos.