Minvu inyecta recursos para rediseñar emblemático barrio en Rancagua

Minvu inyecta recursos para rediseñar emblemático barrio en Rancagua

Con una verdadera fiesta ciudadana, así recibieron los vecinos de las poblaciones Dintrans, La Ribera y Las Rosas, al ministro de Vivienda y Urbanismo, Cristián Monckeberg — quien junto al Intendente de la Región de O’Higgins Juan Masferrer y otras autoridades locales — anunció que el barrio que habitan resultó como ganador del Programa Quiero Mi Barrio, lo que permitirá una importante inyección de recursos para diferentes tipos de obras que mejoren el entorno y la infraestructura de la zona, lo que apuntará directamente a mejorar la calidad de vida de más de 2 mil rancagüinos que viven en el lugar.

En concreto, serán $760 millones de pesos, los cuales se destinarán a diferentes tipos de obras que serán definidas en conjunto con la comunidad a través del desarrollo de un Plan Maestro participativo, que contempla tanto obras físicas —que buscan recuperar el deterioro físico del barrio—, como también intervenciones del ámbito social, que ayuden para rearticular el tejido social del barrio. Como primer proyecto para el barrio, se contempla la llamada Obra de Confianza, la cual debe ser de rápida ejecución y de alto impacto, además de beneficiar a todos los habitantes del polígono. Con esto, se busca generar la confianza de la comunidad con el programa.

Pero para que este proyecto rindiera sus frutos, ha sido fundamental la participación de la propia comunidad. Para ello, se solicitó un compromiso de parte de los vecinos, a través de un aporte económico de 0,5 U.F. por vivienda ($13.500 aproximadamente). Así también se requirió una contribución de la Municipalidad de 5 U.F., por cada vivienda que compone el polígono, ($135.000).

Respecto a la relevancia de este proyecto para la comuna el ministro Cristián Monckeberg destacó: “Era importante impulsar un proyecto acá, que por diferentes razones no se había podido concretar. Es una gran inversión para estas tres villas que requerían una inyección de recursos importantes. Son más de $700 millones que ayudarán a mejorar el entorno para que exista un mejor espacio público, o lo que los vecinos estimen necesario para mejorar la calidad de vida en esta zona. La gracia del Quiero Mi Barrio es que los vecinos deciden qué se hace. Nuestro ministerio se preocupa de mejorar el entorno en donde viven las familias y hacer que el barrio sea mejor y que sean más felices en donde la gente vive”, dijo.

Entrega masiva de subsidios e inicio de obras en avenida La Victoria
El ministro Cristián Monckeberg comenzó su apretada agenda en la región con una masiva entrega de 369 subsidios habitacionales que se llevó a cabo en el Teatro Regional de Rancagua.

En la ocasión se otorgaron 30 subsidios de Habitabilidad Rural, 195 certificados para sectores medios y 144 subsidios del Programa de Protección al Patrimonio Familiar (PPPF), que se enmarcan en el Programa de Descontaminación Ambiental y eficiencia energética.

Este tipo de ayudas dispone de subsidios habitacionales a las familias para mejorar su vivienda, ampliarla u optimizar su entorno. En este caso, son proyectos correspondientes al Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) de la Región de O’Higgins, que abarca 17 comunas: Graneros, Rancagua, Doñihue, Olivar, Coltauco, Coínco, Quinta de Tilcoco, San Vicente de Tagua-Tagua y Placilla; e incluye parcialmente a las comunas de Mostazal, Codegua, Machalí, Malloa, Rengo, Requínoa, San Fernando y Chimbarongo.

Este Plan es producto de la declaración de zona saturada del año 2009 para Material Particulado Respirable MP10 al Valle Central de la Región. Así, el Ministerio de Vivienda y Urbanismo ha destinado recursos para este tipo de subsidios que tiene por objetivo principal bajar la demanda energética en la vivienda y, al mismo tiempo, aumentar el confort interior.

Los trabajos consisten en mejorar térmicamente la envolvente de las viviendas, puesto que de esta manera las familias ahorran en calefacción o enfriamiento, disminuyen los efectos de condensación al interior de las viviendas y se aporta —conjuntamente— a disminuir la contaminación ambiental que afecta a la población.