Académica de la UOH y debate en torno a la equidad de género en la ciencia

Académica de la UOH y debate en torno a la equidad de género en la ciencia

La académica de la Universidad de O’Higgins (UOH), Dra. Vania Figueroa participó en las jornadas de discusión para la elaboración participativa del Plan Nacional de Igualdad entre Hombres y Mujeres 2018-2030, donde se debatió sobre la Mujer y la Ciencia. En esta instancia, la académica manifestó que “la agenda de organismos internacionales, como la ONU, plantea que, si no aceleramos el paso, el cambio cultural se dará en los próximos 100 años, por lo que hay que implementar procesos de equidad de género, ya que no solo mejoran la innovación, también la productividad y la calidad de vida de las personas. Chile se está quedando atrás y para eso, debemos seguir trabajando”.

La Dra. Figueroa argumentó que, en Chile, la conciliación de la vida familiar (41%), recursos económicos (19%) y reconocimiento de sus pares (12%), son los principales factores que influyen en el avance y consolidación de la carrea de investigación en mujeres, según explica el “Estudio sobre realidad nacional en formación y promoción de mujeres científicas en STEM” de la consultora Isónoma. “Obstáculos, entre otros, que deben superarse al mediano plazo, si queremos mejorar la innovación, la productividad y la calidad de vida de las personas”, afirmó la experta en temas de equidad de género en el ámbito de las ciencias.

La iniciativa, organizada por el Ministerio de la Mujer y la Equidad de Género,  fue una instancia pertinente para la académica, puesto que como representante de una Universidad del Estado, es misión de ésta aportar desde la mirada de la academia, a los procesos necesarios para alcanzar la equidad, no solo en lo territorial sino en materias de impacto nacional y mundial, como es disminuir las brechas de género en la ciencia.

Resultados de la jornada
Entre las ideas principales que se plantearon en la jornada de trabajo, está instaurar una mesa técnica para incorporar la perspectiva de género de manera transversal en las cinco dimensiones consideradas para la acreditación de las instituciones de educación superior.

Además, se propuso desarrollar un programa de subvención de instalación en la academia exclusivo para mujeres; protocolos frente a acoso sexual y laboral en las universidades y centros de investigación, que incluya medidas de reparación para las víctimas; evaluación ciega (sin nombre, ni institución) de CV en concursos con fondos públicos y la generación de educación no sexista desde la sala cuna.