Corporación de la Cultura y las Artes de la Municipalidad de Rancagua inaugura sala de Artes y Oficios Ximena Cristi

Corporación de la Cultura y las Artes de la Municipalidad de Rancagua inaugura sala de Artes y Oficios Ximena Cristi

Con el objetivo de difundir, valorizar y mediar el trabajo de artistas, cultores, artesanas y artesanos de la Región de O’Higgins, la Corporación de la Cultura y las Artes de la Municipalidad de Rancagua ha impulsado la apertura de un nuevo espacio cultural: la Sala de Artes y Oficios Ximena Cristi (1920 – ), ubicada en Avenida Cachapoal N°90, en dependencias de la Casa de la Cultura.

El nombre homenajea a la mencionada creadora regional, considerada una de las más destacadas representantes de la Generación del 40, una de las precursoras del expresionismo figurativo en Chile y una de las más destacadas de Hispanoamérica en el siglo XX. Ha recibido una veintena de premios nacionales e internacionales, configurándose como un ejemplo del arte femenino disruptivo.

Paula Gannat Ojeda, Directora Ejecutiva de la Corporación, explica que el espacio “contribuirá al fortalecimiento del bienestar material de las y los creadores, los artistas y el bienestar inmaterial de la comunidad nacional e internacional. Promoverá actividades y experiencias participativas de calidad, centradas en la identidad artística, cultural y patrimonial regional”.

La actividad contó con la presencia de Lucía Muñoz, la Seremi de las Culturas, las Artes y el Patrimonio. “Es un tremendo logro y que lleve el nombre de Ximena Cristi me llena de alegría, porque es una mujer valiosa. Será un espacio para poder generar formación y mediación, tan necesaria en las artes visuales y en todo lenguaje artístico. Esperamos que se pueda usar en las condiciones que se desea, debido a la contingencia, pero en la medida de que seamos respetuosos, creemos que se podrá efectuar un buen programa de visitas para que la ciudadanía lo conozca. Como Ministerio, estos son los logros que nos alegran del mundo privado y público, como es el caso de la Municipalidad de Rancagua, que siempre ha estado empujando y haciendo tantas acciones y esfuerzos económicos, de gestión, para lograr lo que tenemos hoy en nuestra capital regional. El alcalde Eduardo Soto ha dejado un gran legado en el desarrollo de las artes y la cultura regional”.

La inauguración cuenta con obras de Ximena Cristi, facilitadas por Gerardo Carvallo, Cristóbal Figueroa y Marcela de Orué Ríos, Presidenta de la Corte de Apelaciones de Rancagua. Además hay una exhibición de artesanía seleccionada por Daniela Mora, Directora de Casa de la Cultura, gentileza del proyecto Rutas de la Patria Nueva. La Sala dispondrá también de un espacio dedicado a la cultura del vino, con contenido patrimonial de tres viñas del  Valle de Cachapoal (La Ronciere, Butrón Budinich y Santa Blanca), gestionado por Bodegas de Triana en el marco de un convenio con la Corporación.

Sobre por qué abrir la Sala de Artes y Oficios, Daniela Mora asevera que “la Corporación identificó la necesidad de difundir el trabajo de artesanas, artesanos, cultores y artistas emergentes, quienes en oportunidades tienen dificultades para conseguir” donde mostrar sus creaciones. En sus palabras, “se promoverá la obra de distintos exponentes locales. Queremos realizar mediaciones con instituciones educativas y que participen los expositores, para fomentar instancias significativas” para el público.

Acerca de la relevancia que visualizan ellos en la apertura del espacio, Fernando Mujica, de Rutas de la Patria Nueva, explica que “la pandemia ha golpeado mucho a los artesanos, mientras que antes el estallido social no permitió hacer ferias y eventos al aire libre”, la vía más importante para vender sus productos y “donde los dan a conocer. Esta oportunidad es importante para la difusión y puesta en valor. La gente podrá ver sus trabajos en vivo y en directo, cuando se abra al público. Será una vitrina cultural para el territorio”.

En cuanto al rol de Bodegas de Triana en la Sala, uno de sus socios, José Butrón, sostiene que “nosotros estaremos participando activamente, a partir del arte, la cultura, el oficio y la elaboración del vino, que  desde sus orígenes es parte de la cultura chilena. Antes todos tenían un parrón en su casa y hacían vino, cuestión que se ha ido perdiendo. Queremos volver a ello, que la gente entienda que el vino no es algo de la elite, sino que está en todos nosotros y que inicia con nuestros ancestros. Buscamos devolver esta historia a las personas de Rancagua”, remata.