Especialistas analizaron el rol de la robótica y su componente ético en medio de la pandemia

Especialistas analizaron el rol de la robótica y su componente ético en medio de la pandemia

La pandemia por el COVID-19 no solo ha presentado grandes desafíos en materia de salud, ya que rubros como el de la robótica también se están replanteando sus procesos para adaptarse a la nueva realidad, lo que de paso despierta un debate en torno al aspecto ético. Precisamente ese fue el tema principal de la 6ª Mesa Público – Privada de Robótica organizada por el Grupo Interparlamentario Chileno Japonés, en conjunto con la Universidad de O’Higgins (UOH), y el Programa Asia Pacífico de la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN).

El encuentro, que se realizó a través de la plataforma Webex Cisco, llevó por nombre “La robótica al servicio de la pandemia: desafíos éticos”. La mesa fue presidida por el diputado Issa Kort, presidente del Grupo Interparlamentario Chileno Japonés, y contó con las palabras del Vicerrector Académico UOH, Marcello Visconti. Además de la moderación de Sofía Calvo, jefa del Programa Asia Pacífico de la Biblioteca del Congreso Nacional (BCN), junto a la colaboración de Rodrigo Verschae, académico del Instituto de Ciencias de la Ingeniería UOH, quien también expuso, además del equipo organizador y técnico de la BCN.
Al iniciar el encuentro, el diputado Kort destacó que en medio de “la crisis que enfrenta la humanidad, desde el punto biológico y de salud pública, también va asociada a la robótica. Sostuvo que “muchos creen que la robótica es una de las soluciones más importantes, pero la robótica no solo es un aspecto tecnológico, sino que también un aspecto ético, de comportamiento”, y en esta materia “hay regulaciones, interés y conocimiento, pero también mucho por hacer”.

En tanto el organizador del encuentro, el Vicerrector Académico UOH, Marcello Visconti, sostuvo que “estamos en un momento muy especial como humanidad, como país y por supuesto como universidad. Es un momento que nadie nunca había vivido, se ha puesto en duda mucho de lo que sabíamos. Hoy tenemos muchas más incertezas y dudas y eso tenemos que tomarlo como una oportunidad. Actividades como estas nos parecen fundamentales para que cada uno pueda colaborar, desde nuestras respectivas áreas, en la búsqueda de soluciones”.

Además, reflexionó sobre el papel de las universidades en esta materia, comentando que “el rol que juegan las universidades como la nuestra es fundamental para poner a disposición de la comunidad todas sus capacidades, tanto humanas como de infraestructura. Pero por sobre todo su capacidad de articular. Este nuevo tiempo, estas nuevas preguntas, requiere de respuestas que tenemos que construir entre todos”, manifestó Visconti.

La robótica, la inteligencia artificial y la pandemia

El primero en presentar fue el académico del Instituto de Filosofía UDP, Wolfhart Totschnig, Magíster en Musicología y Filosofía por la Universidad de Viena (Austria) y doctor en Filosofía por la Universidad Diego Portales. En su alocución planteó tres preguntas: ¿qué principios morales queremos darles a las máquinas? ¿cómo podemos inculcar ciertos principios en las máquinas?; y ¿es posible una Inteligencia Artificial (IA) completamente autónoma? En esa línea señaló la urgencia de desarrollar un debate público que permita responder estas interrogantes.

Luego fue el turno de la investigadora BCN, Blanca Bórquez, doctorada en derecho línea bioética de la Universidad de Barcelona; miembro del Observatorio de Bioética y Derecho (OBD) de la Universidad de Barcelona y docente del Departamento de Bioética y Humanidades Médicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile.

En su ponencia, llamada “Bioética, Derecho y Robótica: desafíos evidenciados por la pandemia”, analizó la importancia que ha adquirido la ciencia y tecnología en el manejo de esta crisis sanitaria. Además, puso a la robótica, automatización y la Inteligencia artificial dentro de la conciencia pública como una alternativa posible para el combate o la gestión de la pandemia.

Finalmente, expuso Rodrigo Verschae, Dr. en Ingeniería Eléctrica, académico en el Instituto de Ciencias de la Ingeniería de la Universidad de O’Higgins, y director del proyecto PAR Explora O’Higgins.

En su presentación se refirió a las “Contribuciones y desafíos de la robótica frente al Covid-19”, en la que señaló que hay robots que se están usando en distintos países y áreas del ámbito público y privado. Enfatizó que los robots no deberían (y no pueden) tomar el lugar de trabajadores calificados como médicos, personal de enfermería y técnico de emergencias médicas. Pero destacó que sí es posible su utilización en la protección de los trabajadores, minimizando el tiempo en tareas no calificadas, automatizando tareas prioritarias y en apoyo de tareas de prevención, divulgación y mejora de salud mental.