Estudian la efectividad de 16 años de siembra de nubes en Cachapoal

Estudian la efectividad de 16 años de siembra de nubes en Cachapoal

Desde la pre cordillera y en forma paralela del cauce del río Cachapoal, se está llevando a cabo el estudio para medir las nubes y su efectividad para aumentar las precipitaciones, proyecto que ejecutan especialistas del departamento de Meteorología de la Universidad de Valparaíso.

Este estudio surge desde las organizaciones de usuarios de agua representadas en la Primera Sección de la Junta de Vigilancia del río Cachapoal, quienes ejecutan desde hace más de una década el programa de estimulación de precipitaciones en la región.

Este proyecto pretende diseñar un sistema que garantice una siembra efectiva en nubes con potencial de modificación de precipitación, una alternativa bien valorada por los expertos frente al déficit hídrico que enfrenta el país.

La Junta de Vigilancia del río Cachapoal busca validar con certificación científica la experiencia empírica de estos 16 años aplicando la siembra de nubes en la cuenca del Cachapoal.

Este estudio, llamado “Trasferencia Optimización Proceso Siembra de Nubes (OSNubes)”, financiado con aportes del gobierno regional, podría reafirmar cifras que certificarían el mejor comportamiento de la cuenca en los años de sequía

Nubes estimuladas
Ana María Córdova, la directora de Meteorología de la Universidad de Valparaíso, a cargo de la investigación, señala que la pregunta que se plantean los especialistas, es “si es factible o no estimular las nubes en nuestro país, considerando las condiciones propias del territorio”.

Córdova se responde: “No lo sabemos, porque falta investigación. Se conocen las características de las nubes en Chile, pero no las características especiales para este proceso, que son diferentes”.

“En Chile no se habían realizado estudios climáticos y teóricos acerca de las propiedades de las nubes y la precipitación en las cuencas donde se pretende incrementar la precipitación. Tampoco de su localización, para determinar la ubicación de los generadores necesarios para llevar a cabo el proceso“, sostuvo la doctora Córdova.

Experiencia acumulada
Los regantes tienen una experiencia práctica acumulada, desde que iniciaron sus proyectos para bombardear las nubes y estimular así las precipitaciones. Lo han hecho con apoyo de privados y en su momento del gobierno regional: “El año 99 partió la idea de alterar la condición climática en beneficio de contar con más agua”.

Ahora quieren transformar este programa “con una base científica de manera de tener argumentos para decir que es un programa que vale la pena y porque beneficia a todos”, precisó Robert Hilliard, gerente de la Junta de Vigilancia del Río Cachapoal Primera Sección.

Hilliard es cauteloso respecto de las cifras “optimistas”: “Las estadísticas dicen que el programa tiene resultados interesantes, y este proyecto pretende aclarar esas dudas”.

Texas y Cachapoal
La Junta de Vigilancia continúa desarrollando su investigación histórica sobre el comportamiento de la cuenca: “En paralelo, estamos trabajando con un profesor norteamericano especialista en estadísticas y participante del programa de modificación del clima en Texas, para que nos analice la historia de datos registrados en el Cachapoal”.