Ministro de la Corte Suprema recorre nuevo centro de justicia de Rancagua

Ministro de la Corte Suprema recorre nuevo centro de justicia de Rancagua

El ministro de la Corte Suprema y visitador de la jurisdicción, Manuel Valderrama, recorrió junto al presidente de la Corte de Apelaciones, Pedro Caro, el nuevo Centro de Justicia de Rancagua, el que presenta más del 99 por ciento de avance en su construcción.

El edificio judicial albergará a los juzgados de Familia, Letras del Trabajo y Civiles de Rancagua, los que quedarán contiguos a las dependencias de la Corte de Apelaciones -en los terrenos de la ex cárcel entre calle O’Carrol y Lastarria-, mejorando el acceso a la justicia de los habitantes de la región.

«Al visitar el Centro de Justicia uno queda asombrado respecto de las proyecciones que se hacen, puesto que estamos en presencia de un edificio con una calidad y estándar que uno lo ve muy poco en otras construcciones de instituciones públicas», señaló el ministro del máximo tribunal de justicia.

Agregó que el nuevo centro va a permitir un avance global, «es decir, para los funcionarios que van a estar en un lugar muy cómodo y para el público, ya que la comunidad va a llegar a un ambiente muy grato. Esa es nuestra misión como Poder Judicial, el de atender de la mejor forma a los usuarios que van a llegar a este edificio».

Balance positivo de su visita por los tribunales de la jurisdicción

Como ministro visitador al supremo le correspondió trasladarse a todos los tribunales de la jurisdicción, donde se dio el tiempo durante una semana para conversar con ministros, jueces y funcionarios.

«El balance de la visita es positivo ya que estuve presente en todos los tribunales de la región y tuve reuniones con funcionarios y funcionarias y magistradas y jueces de la región y me llevo algunas cosas que es conveniente darlas a conocer tanto en el Consejo Superior como en un informe que debo hacer al pleno de la Corte Suprema», expresó el ministro Valderrama.

Respecto a su visita puntual de la Corte de Apelaciones de Rancagua, puntualizó que «hay que ver los datos estadísticos en cuanto a lo jurisdiccional, pero también debía reunirme con todos los funcionarios y funcionarias del tribunal de alzada para darles la tranquilidad para que sigan trabajando como hasta ahora atendido a los acontecimientos por todos conocidos en esta Corte».

«El proceso que ha vivido esta Corte de Apelaciones todavía falta terminarlo, pero me voy tranquilo ya que veo a los funcionarios con tranquilidad y a los ministros de igual forma. Ya está la situación definida de dos ministros de este tribunal de alzada y ahora lo que hay que esperar es que se resuelvan luego los cargos vacantes para que vuelva a la normalidad el funcionamiento de este tribunal», concluyó el ministro de la Corte Suprema.