Por casos de muerte de bebés, Sernac exige a Mattel Chile devolución de dineros

Por casos de muerte de bebés, Sernac exige a Mattel Chile devolución de dineros

El Sernac exigió a la empresa Mattel Chile S.A. que reembolse a los consumidores que lo soliciten el valor total de las sillas de bebé marca Fisher-Price, modelo Rock’n Play Sleeper, comercializadas en Chile entre enero de 2011 y diciembre de 2017, debido a un riesgo por mal uso, lo que implica un peligro para la seguridad y la vida de los bebés.

El Servicio adoptó esta decisión debido a que considera que la medida ofrecida por la empresa de reembolsar el valor total del producto a sólo aquellos consumidores que compraron el producto durante los últimos 6 meses es insuficiente y discriminatoria.

El director nacional del Sernac, Lucas Del Villar, explicó que “cuando está en riesgo la seguridad de los consumidores, especialmente si se trata de niños, las empresas deben ser aún más profesionales y diligentes, adoptando todas las medidas para mitigar los riesgos involucrados, pero además compensando adecuadamente a las personas que se hayan visto perjudicadas”.

Hay que recordar que a principios de abril la Comisión de Seguridad de Productos del Consumidor (CPSC) de EEUU y la empresa Fisher-Price publicaron en Estados Unidos una advertencia para dejar de usar la silla si los bebés ya tenían la conducta de darse vuelta o si cumplían los 3 meses.

La alerta fue tomada tras la muerte de 10 bebés por mal uso, cifra que posteriormente subió a 30 casos. Los accidentes ocurrieron debido a que los niños no estaban con el arnés de sujeción abrochados.

Según información proporcionada por Mattel Chile S.A., ni en Chile ni en Latinoamérica se han producido accidentes que hayan provocado la muerte de bebés producto del mal uso de esta silla.

Ante la gravedad de la situación, la alerta se convirtió en un recall, es decir, en un llamado público a los consumidores de los distintos países donde se comercializó la silla, a devolver el producto por el riesgo de accidente.

Tras esta situación, el Sernac ofició a Mattel Chile S.A., empresa comercializadora del producto en el país, para que informara en detalle los inconvenientes relacionados con la silla.

Además de informar sobre el hecho, Mattel explicó los términos del recall en el país, donde sólo compensaría con la totalidad del dinero a aquellos consumidores que hubiesen comprado en los últimos 6 meses, situación que en Chile no ocurre, pues el producto dejó de venderse en diciembre de 2017.

Para el resto de los casos, la empresa sólo ofreció un voucher para que las personas compraran un artículo de reemplazo, en un monto decreciente dependiendo del tiempo que ha transcurrido.

El modelo de silla cuestionado se comercializó en Chile desde el año 2011 hasta diciembre de 2017, vendiéndose 1.935 unidades, las que están en manos de los consumidores. El precio del producto bordeaba en promedio $30 mil.

El director nacional del Sernac enfatizó que espera que la empresa dé una respuesta pronta al requerimiento o tomará las acciones que correspondan.

Del Villar agregó que la nueva Ley 21.081, que entró en vigencia en marzo pasado, faculta al Sernac a iniciar Procedimientos Voluntarios Colectivos para buscar soluciones adecuadas para los consumidores en plazos acotados, además de interponer demandas colectivas, que incluye daño moral y con multas que, en caso de problemas de seguridad, pueden alcanzar hasta las 2.250 UTM por cada consumidor afectado, esto es, 108 millones de pesos. Las multas máximas por demandas colectivas con la nueva Ley pueden llegar hasta los 38 millones de dólares.

Finalmente, el Sernac hace un llamado a los consumidores que posean esta silla a dejar de usarla inmediatamente para prevenir accidentes.