Refuerzan línea 600 para las víctimas de delitos

Refuerzan línea 600 para las víctimas de delitos

Para frenar la propagación del COVID-19, las autoridades han llamado a la ciudadanía evitar salir de las casas y reducir al máximo los encuentros sociales. Ante esta situación, el Programa Apoyo a Víctimas de la Subsecretaría de Prevención del Delito, orienta e informa a las personas que han sufrido algún ilícito a través del 600 818 1000, para que hagan todas las consultas respecto a los trámites que hay que hacer luego de un delito.

La Coordinadora Regional de Seguridad Pública de la Región de O’Higgins, Macarena Matas Picart, indicó que «tanto el Centro de Apoyo a Víctimas de Rancagua como el de San Fernando se mantienen operativos y en contacto permanente con las personas que, de manera voluntaria y gratuita, han solicitado su atención y apoyo psicológico, jurídico o social. Si alguien ha sido víctima de un delito y necesita apoyo u orientación, puede contactarnos a través de esta línea 600 desde cualquier parte del país y la región».

Por su parte, la jefa Nacional del Programa Apoyo a Víctimas, Paulina Rodríguez, explica que “lo primordial es resguardar la salud de toda la ciudadanía, por ello hemos reforzado la atención de nuestra línea 600, para que un equipo de abogados, psicólogos y trabajadores sociales brinde contención y responda todas las dudas que surgen después de vivir un hecho violento”.

La línea 600 es atendida por profesionales especializados que entregan los primeros auxilios sicológicos, coordinan acciones oportunas y muestran todas las redes de apoyo que existen por parte del Estado para quienes sean víctimas de algún hecho delictual.