Regantes califican de “emergencia social” la grave crisis hídrica y llaman a la responsabilidad de los usuarios de agua

Regantes califican de “emergencia social” la grave crisis hídrica y llaman a la responsabilidad de los usuarios de agua

La Federación de Juntas de Vigilancia de la Sexta Región, convocó a su seminario anual en San Fernando, con masiva respuesta de 200 dirigentes y usuarios de aguas, alertados por las dificultades que enfrentarán para regar sus cultivos.

El centro del debate fue el escenario producido por la crisis hídrica ante una temporada de riego muy compleja. Distintos dirigentes llamaron a “apoyar y respetar las decisiones que se pueden tomar durante la temporada”, por las distintas Juntas de Vigilancia.

La dureza de la sequía, con un déficit del 76% en San Fernando, que significan escuálidos 163mm caídos, son los peores registros desde 1998, cuando cayeron 143 mm en la temporada.  Las previsiones de lluvia, pesimistas, consideran que “puede no caer ni una gota más de agua”, una situación que podría propiciar medidas extraordinarias de reparto. Cuando el déficit se sitúa sobre el 60% del promedio se considera “sequía extrema”.

Hernán Martino, presidente de la Junta de Vigilancia del Tinguiririca, recordó el papel clave que juegan los agricultores en la cuenca, explicando que necesitan transmitir a la gente que cuentan con “cantidades ínfimas para el riego”, y que aunque la temporada “no se ve fácil, todavía estamos a tiempo”, para superar una crisis extrema.

La auto responsabilidad

Cristián Soto, juez de río en el Tinguiririca, transmitió “la preocupación de las Juntas de Vigilancia por la situación de los usuarios que van a recibir menos de la mitad del caudal normal”, y expresó la confianza en que las medidas que se tomen por el directorio “van a ser respetadas por los propios usuarios, porque sería impensable mantener un control o fiscalización en los 65 kilómetros de río, y 2.500 km. de canales” de la red.

El Juez de Río apeló también a la responsabilidad de los usuarios de la región con las medidas que será necesario implementar, como los turnos de riego, vigentes para los regantes del Tinguiririca desde el 1 de agosto, “porque nosotros no estamos acostumbrados a los turnos, como en el norte, donde lo practican desde el siglo 19 en el valle de Copiapó”.

Es el nuevo escenario y las organizaciones de usuarios de agua preparan a sus 30.000 asociados que riegan unas 220.000 hectáreas en la región, para trabajar unidos y con respeto absoluto a las decisiones que se adopten.

Cristian Soto recordó las graves consecuencias que podrían traer conductas irresponsables: “la ley dice que el que sacare agua fuera de turno, será penalizado”, y que “tenemos que ponernos de acuerdo y respetar esos acuerdos. Si no lo hacemos se podría decretar `zona de escasez’, lo que permitiría que viniera un tercero, del nivel central, a distribuirnos el agua”, explicó.

Nieve agua

El punto de vista científico lo expusieron Rossana Escanilla, ingeniera de la U. Diego Portales, que explicó los efectos del cambio climático en el glaciar Universidad y la cuenca del Tinguiririca, y Fernando Santibáñez, climatólogo de la universidad de Chile.

Santibáñez advirtió de la responsabilidad de los países en las emisiones contaminantes en la evolución de la crisis planetaria, porque los efectos del Cambio Climático están afectando a todo el mundo: “Si los países no hacen la tarea, la temperatura se puede elevar 5 o 6 grados y las precipitaciones ya no se va a convertir en nieve, el agua va a correr hacia el mar en 24 horas”.

Emergencia Brutal

Si el tono general del seminario fue explícito en explicar los riesgos a los que se exponen los agricultores con la escasez hídrica, Patricio Crespo, presidente de la Federación de Juntas de Vigilancia de la VI Región, fue también drástico: “Llevo 50 años ligado a la Junta de Vigilancia del Chimbarongo y nunca pensé que me iba a tocar vivir una crisis como ésta en lo que me queda de vida”.

El veterano dirigente expuso la situación de los esteros dela región, la peor en 65 años, con todos bajo sus niveles promedio, y reflexionó sobre la situación y las prioridades, como la unidad, especialmente en algunas Juntas de Vigilancia donde hay que mejorar la coordinación para distribuir mejor.

Crespo dijo que se trataba de dar mensajes claros en tiempos difíciles, y se refirió al éxito de la reciente instalación de la Mesa Hídrica Público Privada de la Región, cuya prioridad es “atender la emergencia social”, asegurando la distribución en camiones aljibes donde no hay agua, llevando agua para atender emergencias con el ganado, entre otras medidas básicas.

El dirigente llamó “a disponerse todos a cooperar, en todos los sentidos, también Crespo, que puso a disposición de la municipalidad un pozo en Marchigüe, llamó a entender que “estamos llamados a gestionar el agua en situación difícil. Que es tiempo del compromiso y colaboración con los dirigentes, preocupación con el entorno y ser generosos en la emergencia. Sabemos que la mitad del éxito de cualquier emprendimiento es que tenga agua”.