Sernameg O’Higgins y Open Plaza Rancagua en pro del emprendimiento femenino

Contar con puntos de venta, en lugares de alta demanda los días previos al 18 de septiembre es, sin duda alguna, una instancia ideal para promover el emprendimiento local, más aún cuando este es desarrollado por mujeres que, ‘a punta de esfuerzo’ han logrado posicionarse en sus respectivos rubros; tal como ocurre con las emprendedoras que son parte del Programa Mujer Emprende, de Sernameg O’Higgins y que estarán hasta el 16 de septiembre en el primer piso de Open Plaza Rancagua.

“Las brechas entre hombres y mujeres es una situación histórica; siendo las del ámbito laboral y autonomía económica una de las que requiere de gran trabajo para disminuirlas. Sin embargo, tras la pandemia, los avances lentos pero persistentes en la materia tuvieron un retroceso importante; lo que nos impulsa a trabajar con más énfasis en el apoyo a emprendedoras que tienen mucho que aportar a la economía, cultura y desarrollo de este país. Por esto, el trabajo de nuestro Programa Mujer Emprende es siempre desafiante y muy significativo para el equipo Sernameg O’Higgins y requiere de abrir nuevos canales que nos ayuden a cumplir nuestros objetivos”, señaló la directora regional(s) del Servicio, Loreto Calderón Fernández.

Para Calderón, lograr alianzas con el mundo privado es fundamental para abrir espacios a mujeres que trabajan por alcanzar un crecimiento sostenido en sus emprendimientos. “Lo que ocurre con Open Plaza Rancagua, por ejemplo, es muy importante; porque permite que emprendedoras de nuestro Programa se den a conocer y aporten valor a la variedad de productos que tienen centros como éstos. Generalmente, nos encontramos con productos de gran calidad, los que además son aportes que van en la línea de lo cultural, del rescate de costumbres e historia y que se transforman en referentes regionales, nacionales e incluso internacionales en materia de emprendimientos”, agregó la encargada de Sernameg O’Higgins.

Emprendimientos con sentido

En medio de los esquinazos y ambiente dieciochero que se vive en uno de los principales centros comerciales de Rancagua, Mónica Díaz luce orgullosa sus joyas que dan vida a su marca “Joyas Yam” las que, según dice, son elaboradas con las técnicas frivolité y arkans y que están casi extintas en el mundo. Aros, collares y una serie de accesorios lucen y capturan la atención del público que transita por el sector del Mall.

“Las técnicas que uso se están extinguiendo porque es muy lento de hacer, muy pocas personas la realizan en el mundo en este momento. Son muy antiguas y con ellas se hacían las joyas en Europa, Rusia y Turquía y luego llegó a América por las monjitas que empezaron a entregar esto a las abuelitas, pero con la muerte de las que aprendieron, este arte se empezó a perder. Por esto, mi emprendimiento tiene como finalidad no solo comercializar este tipo de productos, sino que también difundir este arte y, para ello Sernameg me ha apoyado mucho”, comentó la creadora de Joyas Yam.

A solo metros de Mónica se encuentra Camila Vargas, egresada de Diseño Industrial quien junto a su hermana llevan tres años trabajando en la confección artesanal de accesorios de cueros, los que están inspirados en mujeres de historia, dando vida a su emprendimiento “Somos Osadía”. Billeteras, cinturones, llaveros, monederos, aros y un sin fin de otros artículos dan cuenta del gran resultado de quienes además trabajan con la tecnología del corte láser, para hacer grabados y distintos diseños.

«Trabajamos las colecciones con distintas mujeres que tienen que ver con determinados ámbitos Por ejemplo, la colección número 1 fue “Mujeres de la Literatura”, como Gabriela Mistral, Emily Dickinson, Virginia Wolff; y nuestra segunda colección es de “Mujeres de la Música”, como Celia Cruz, Nina Sominne, entre otras”, explica Camila, una de las creadoras de “Somos Osadía”.

Tanto Mónica como Camila, pertenecientes al Programa Mujer Emprende destacaron que ser parte de esta línea de trabajo les ha permitido adquirir herramientas en materias como Redes Sociales, temas de contabilidad, marketing, y otras más y, a su vez les ha permitido generar redes entre ellas, conocer el trabajo que realizan, generar aprendizaje mutuo y, ser parte de una comunidad que les permite apoyarse y respaldarse.

La Responsabilidad Social del mundo privado

Por su parte, el Subgerente de Mall Open Plaza Rancagua, Sebastián Monsalves se manifestó “muy satisfecho” con la alianza realizada con Sernameg O’Higgins y sus emprendedoras, ya que “eso nos ha permitido dar un lugar seguro y estable por distintos períodos a nuevas pymes de la región lideradas por las mujeres y el público ha tenido una respuesta súper favorable, ya que el mix comercial que aportan a nuestro espacio es muy enriquecedor, es un aporte que creemos que da valor a Open Rancagua”, recalcó el ejecutivo.

Monsalves también relevó la importancia de generar este tipo de alianzas entre privados y públicos, ya que además de añadir valor al espacio comercial, también establece una vitrina para quienes son agentes que aportan a la economía local. “La verdad es que creemos que en el mundo privado como Open tenemos el deber de abrir nuestras puertas hacia el mundo público. En nuestro caso, hemos establecido alianzas que consideran el mundo de la cultura y también de desarrollo comercial de las nuevas pequeñas empresas de la comuna, apoyando además con todos los medios de difusión que tenemos a nuestro alcance, estableciendo un real compromiso social con el desarrollo local”.

Las emprendedoras respaldadas por Sernameg O’Higgins estarán presentes en Open Rancagua hasta este viernes 16 de septiembre, a quienes podrá encontrar en el primer piso del recinto.