Pequeños agricultores de O’Higgins continúan abasteciendo al país gracias a convenio Indap-Lo Valledor

Pequeños agricultores de O’Higgins continúan abasteciendo al país gracias a convenio Indap-Lo Valledor

La pequeña agricultura continúa desarrollando su anónima labor a través de múltiples iniciativas y acciones para abastecer de alimentos frescos a la población en medio de la emergencia sanitaria nacional provocada por la pandemia del Covid-19. Ejemplo de ello es el convenio Indap – Lo Valledor, que opera desde octubre de 2016 y gracias al cual más de 130 pequeños agricultores, usuarios de Indap del Minagri, acceden a espacios de venta preferente en el principal mercado hortofrutícola del país.

Dicho acuerdo ha permitido a productores agrícolas de la Región Metropolitana, y más tarde de Valparaíso y O’Higgins, comercializar directamente sus productos en el mayor espacio de compra y venta de frutas, verduras y hortalizas del país. Otro aspecto que destaca en la implementación de este acuerdo de cooperación es la posibilidad para los pequeños productores agrícolas para generar contactos comerciales con nuevos y mejores compradores. Para ello, cuentan con información de precios en tiempo real, una asesoría integral en ventas y el contacto con posibles compradores al interior del mercado.

De los productores de la región de O’Higgins, la mayoría de los hortaliceros van a vender a Lo Valledor, pero quienes son usuarios de Indap y beneficiados por este convenio acceden a puestos preferenciales.

El director nacional de Indap, Carlos Recondo, relevó la importancia de este acuerdo de cooperación que permite a productores agrícolas comercializar sus productos en el mercado mayorista hortofrutícola más grande de nuestro país. “Gracias a este convenio, pequeños agricultores de las regiones de Valparaíso, Metropolitana y O’Higgins, han accedido a posturas preferentes y han contado con un gestor comercial que les ayuda a vincularse con otros actores del mercado”, destacó.

Recondo explicó que esta alianza representa una opción de comercialización para los usuarios de Indap, actores principales de la Agricultura Familiar Campesina de nuestro país y que se trabaja para que más productores participen de este convenio. “Este ejemplo es el que queremos seguir replicando y reforzando como opciones reales de comercialización para la agricultura familiar campesina de nuestro país”, detalló.

El Seremi de Agricultura de O’Higgins, Joaquín Arriagada; y el director regional de Indap, destacaron y valoraron el esfuerzo que están realizando los pequeños agricultores para, en medio de esta emergencia, seguir abasteciendo al país y entregando a la comunidad los alimentos y productos frescos que requiere.

El seremi Arriagada, también destacó que: “El acuerdo también implementa acciones para mejorar la calidad e inocuidad de los productos ofertados, se ha implementado un sistema piloto para testear la calidad física de las frutas y verduras al momento de ingreso al mercado. Esta es una acción relevante, pues su condición incide en precio y tiempo de venta”.

Marcelo Gomolán, gestor comercial del convenio, señaló que los pequeños agricultores “no han dejado de venir; han tenido la fortaleza para seguir y que la producción no decaiga. Los precios se han mantenido relativamente estables”. En su opinión, los productores saben que su actividad favorece a las personas: “se trata de productos que están en la canasta básica del consumidor. Tienen conciencia de que si la agricultura cae, va a ser muy difícil que el consumidor final pueda acceder a estos productos”.

El convenio muestra una evolución muy favorable desde sus inicios: durante la temporada 2019-2020 los resultados parciales al 31 de marzo muestran que 130 pequeños agricultores accedieron a posturas de venta, transando un volumen de 36.700 toneladas de frutas, verduras y hortalizas por un valor estimado de ventas de $8.100 millones de pesos.

Los principales productos comercializados son hortalizas como choclo, tomate, zanahoria, brócoli, coliflor, zapallo italiano, sandía, melón, cebolla, distintas variedades de lechugas, repollo, espinaca, zapallo de guarda y poroto granado. Entre las frutas destacan duraznos, frutilla y limón.

El convenio cuenta con la participación de un equipo técnico integrado por un gestor comercial y una asistente ejecutivo-comercial; son ellos los encargados de organizar todas las actividades y prestaciones que considera el acuerdo.

En estos dos años de funcionamiento el acuerdo ha permitido un aumento de hasta un 60% de las rentabilidades obtenidas por los productores que participan de esta instancia de comercialización.

Lo Valledor es el principal terminal hortofrutícola mayorista del país: posee 30 hectáreas destinadas a la compra y venta, en sus patios se tranzan anualmente más de 2.500.000 de toneladas de hortalizas y frutas; ofrece además 1.700 Posturas de venta en sus patios, 1.100 Locales y bodegas de venta y exhibe un flujo diario de 10.000 vehículos.