Chilenos triplican consultas para realizarse hoyuelos en el rostro a través de cirugía plástica

Chilenos triplican consultas para realizarse hoyuelos en el rostro a través de cirugía plástica

A muchos les gustaría tener hoyuelos naturales en el rostro y, hoy en día, se ha convertido en un signo de belleza. ¿Pero por qué son tan deseados? Lo cierto es los hoyuelos son el resultado de la fijación de la piel a los músculos faciales subyacentes. Cuando el músculo debajo de la piel se flexiona, tira de la piel, creando un hoyuelo.

“Las también llamadas ‘margaritas’ son un rasgo facial que algunos asocian a la fertilidad y a las relaciones duraderas, mientras que otros aseguran que quienes las poseen lucen una sonrisa genuina, son más alegres, confiables y comunicativos”, dice el cirujano plástico Dr. Harold Bayo.

Y además agrega que “la razón por la que algunas personas tienen hoyuelos y otras no, es porque nacen con una conexión estrecha entre los músculos faciales y la piel, mientras que otros simplemente no tienen este tipo de anatomía”.

Pero lo cierto es que hoy, gracias a un procedimiento ambulatorio, eso puede cambiar en 24 horas y es una cirugía que -en los últimos años- se ha convertido en un motivo de consulta casi triplicado, entre los pacientes de edad milenaria debido a su la mejora de la estética facial y la falta de necesidad de anestesia general”, agrega el cirujano plástico.

El tratamiento en sí, es un procedimiento mínimamente invasivo que se usa para crear hoyuelos en la cara, por lo general dentro de las mejillas. “Es una cirugía ambulatoria con anestesia local y que dura menos de una hora, es poco invasivo e implica una pequeña incisión dentro de la boca del paciente, a través del cual se junta la piel de la mejilla con el músculo facial de manera quirúrgica, con tal de crear un hoyuelo artificial”, dice Bayo.

Después de este procedimiento de los hoyuelos o ‘margaritas’, puede haber una leve hinchazón durante uno o dos meses, mientras el tejido interior se asienta. En este caso, el cirujano plástico advierte que  “a pesar que las consultas por esta cirugía se han triplicado no es recomendable por varios motivos: Por tratarse de una moda, puede ser un deseo transitorio, mientras que la cirugía puede ser permanente, por lo que las personas después se pueden arrepentir” finaliza el doctor.