Cirujano maxilofacial realiza inédita en Hospital de San Fernando

Cirujano maxilofacial realiza inédita operación en Hospital de San Fernando

Un día, Catalina Rojas Vejar de 10 años fue al consultorio del Hospital de Chimbarongo para atenderse con la Dra. Rosa Pavez. Tras un chequeo, la dentista observó una anomalía para lo cual solicitó una radiografía, cuyo resultado fue una sorpresa: “tanto mi hija como yo nos preocupamos porque de un simple control apareció esto que a uno como madre la descoloca”, señaló Andrea Vejar, madre de Catalina.

Agregó que “la doctora nos dijo claramente que esto era algo complicado, que debía ser intervenida quirúrgicamente por un dentista maxilofacial, para lo cual generó una orden al cirujano maxilofacial del Hospital San Fernando, con carácter de urgente… eso a mí, más me preocupó”.

La paciente pediátrica llegó a manos del doctor Rodrigo Cosmelli, cirujano maxilofacial del Hospital San Fernando. “La llevamos y el doctor la revisó, me dijo que estuviera tranquila; me explicó que era un tumor para lo cual debía ser intervenida sí o sí. Lo que me extrañaba, era que Catita no presentaba molestias, ni dolor, ni nada… pero bueno, confiaba en las palabras del doctor quien me dio una orden para que la intervención fuera en el Hospital de San Fernando ya que se contaba con todo lo necesario en el servicio de Pabellones”, indicó Andrea Vejar.

¿En qué consistió la cirugía?
El fibro-odontoma ameloblástico (FOA) es un tumor odontogénico (se presentan exclusivamente en los maxilares), poco frecuente, “indoloro”, que afecta a personas jóvenes y usualmente se localiza en la zona posterior de la mandíbula.

“Fue una cirugía bien compleja, porque el riesgo de una fractura de mandíbula era bastante alto. Incluso dentro de las opciones terapéuticas era hacer una resección parcial (extirpación quirúrgica de una parte de un órgano), pero se optó por un procedimiento más conservador que consistió en un abordaje intraoral, retirando la pieza operatoria sin ningún problema y la verdad es que se rellenó la cavidad sin mayores inconvenientes. Catalina ha tenido una recuperación favorable, incluso sin fractura postoperatoria de la mandíbula por el tema alimenticio”, manifestó el doctor Rodrigo Cosmelli, cirujano maxilofacial del Hospital sanfernandino.

A raíz de lo anterior, el facultativo destacó: “en el hospital contamos con todos los implementos para poder desarrollar este tipo de cirugías, con recursos tanto de laboratorio como de imagenología que nos permite realizar intervenciones mucho más seguras y predecibles”. La tecnología utilizada, como la Tomografía Axial Computarizada (scanner), fue importante para la toma de decisión por parte del cirujano maxilofacial: “el equipo con que cuenta el establecimiento es de muy buena generación, con una resolución de imágenes de alta calidad, lo que nos permitió hacer una cirugía más segura”.

Por su parte, Andrea solo tiene palabras de agradecimientos por lo realizado con su hija: “la red asistencial funcionó súper. Fui muy bien atendida en Chimbarongo y en San Fernando tanto por el doctor como por los funcionarios del servicio de Pediatría del hospital… Pero quiero agradecer a todos los que me la atendieron, en especial al Dr. Cosmelli por el resultado de la operación que le realizó”.

Catalina Rojas Vejas también tuvo palabras de agradecimiento: “cuando empezó todo esto, no sentía dolor, nada. Cuando supe de esto, me puse muy nerviosa por la operación a pesar que fue la segunda, ya que antes me habían operado de las amígdalas”, señaló la pequeña, agregando que el trato recibido en el Hospital San Fernando fue “muy bueno en ambas operaciones, incluso en la primera me dieron helado (ríe). Y luego de la operación de la mandíbula, me atendieron súper bien (en el servicio de Pediatría). Pero quien se portó un siete conmigo fue el doctor Cosmelli, a quien le agradezco un montón por todo lo que hizo”.