Con degustación de melones INIA Rayentué realiza el día de campo en cucurbitáceas

Con degustación de melones INIA Rayentué realiza el día de campo en cucurbitáceas

Esta actividad de transferencia tecnológica se inició con la presentación de la Investigadora Sofía Felmer, coordinadora del proyecto “Manejo del cultivo de cucurbitáceas con potencial exportable”, que es ejecutado por INIA Rayentué;  destacando que el objetivo general de esta iniciativa, que cuenta   con el financiamiento del Fondo de Innovación para la Competitividad, FIC, y el Gobierno Regional de O’Higgins, es fomentar la potencial exportación de melón, zapallo italiano y pepino,  con miras a ofrecer un producto de óptima calidad y condición, en contra estación, tanto para Europa como Norteamérica.

Asimismo, la investigadora dio a conocer lo realizado en la primera  y segunda temporada de ejecución del proyecto en las especies que están siendo estudiadas: melón, zapallo italiano y pepinos. En lo que respecta a la producción de melones, Sofía Felmer explicó que entre otros parámetros se está evaluando el riego, a través de la aplicación de cuatro cargas  distintas de agua a la planta; dado, dijo,  que tanto el exceso como la falta de agua, influyen directamente en la calidad y cantidad de los frutos.

Por otra parte, la profesional destacó la disposición que han tenido los agricultores para la implementación, en sus predios,  de las  unidades demostrativas, que están ubicadas en las  comunas de Quinta de Tilcoco, San Vicente de Tagua Tagua, Pichidegua y Las Cabras, “ya que son éstas, dijo,  las que nos permiten evaluar el manejo agronómico y otros parámetros en las distintas especies y variedades contempladas en esta investigación, para posteriormente evaluar el comportamiento en post-cosecha de los frutos”.

Factores agroclimáticos
La charla referida a la evaluación de factores agroclimáticos, suelo-agua-planta y de post-cosecha, estuvo a cargo del investigador Marcelo Vidal, quien explicó que en la producción de melones, los factores de pre-cosecha, riego, nutrición y  manejo agronómico inciden directamente en la post-cosecha. Para el profesional, el manejo de estos elementos influye en los niveles de fuente  de inóculos que se manifestarían en post-cosecha.

Entre los estudios que se están llevando a cabo, Vidal indicó que con el fin de saber qué pasa con los parámetros asociados a post-cosecha,  la fruta está siendo sometida a distintas temperaturas, midiendo peso, firmeza de la fruta, sólidos solubles (cantidad de azúcar que contiene la fruta)e incidencias de enfermedades.

Asimismo se hacen mediciones paramétricas, en las que se evalúan los cambios, sabor y color, entre otros,  que la fruta pueda sufrir, durante su permanencia  en la cámara de frío.

Entre las conclusiones preliminares, Vidal manifestó que las variedades de melón Piel de Sapo y Amarillo, tendrían un potencial de durabilidad importante. “Lo que nos hace pensar que soportarían muy bien los largos períodos de transporte para llegar a mercados distantes, ya sea Europa o Norteamérica. Pero, agregó, si queremos llegar con frutos de buena calidad a mercados distantes, debemos hacer un muy buen manejo de producción en el cultivo, para llegar con un fruto sano a la cámara de frio que pueda soportar un viaje de aproximadamente 30 días”.

Degustación

En la oportunidad, los asistentes pudieron degustar las distintas variedades de melones que están siendo evaluadas en el proyecto y responder una encuesta sobre textura, sabor y color de los frutos.