Club Los Desordenados retoma sus actividades sociales y deportivas

En medio de la evolución de la pandemia generada por el coronavirus y de acuerdo a los de nuevos lineamientos dictados por la autoridad sanitaria, poco a poco el país va retomando ciertos grados de normalidad pero nunca olvidando el autocuidado frente a la evolución positiva de la crisis.

Bajo este respecto, el deporte y la actividad física, que interrumpieron sus procesos y mutaron hacia la virtualidad, recobran nuevos bríos en cuanto a los eventos masivos y presenciales.

Es así como el tradicional club D.S.C Los Desordenados, nacido en el barrio Estación de Rancagua, recupera terreno y ya se plantea inmediatos desafíos, «como el énfasis que debemos darle a nuestra área del adulto mayor, integrada por el grueso de nuestros socios fundadores, quienes merecen un espacio para continuar siendo autovalentes y autónomos en la sociedad. De igual modo, el año 2021 apoyamos a Vicente González, campeón de BMX para que participara internacionalmente y agradecemos la fuerza que nos dio el Gobernador Regional, Pablo Silva para cumplir satisfactoriamente con el deportista», expresa el presidente de la institución, Ricardo Garrido Cáceres.

Sin duda que el fútbol es la disciplina neurálgica de la entidad y bajo ese paraguas, el diseño de sus políticas no solo ha estado asociado a la participación en competencias locales, sino también, a la edificación de un legado para la ciudad que los cobija. «Hace años atrás se nos ocurrió una idea para muchos imposible; construir un complejo deportivo. Con el apoyo de la Ilustre Municipalidad (alcaldes Eduardo Soto y Juan Godoy), más el empuje del Ministerio del Deporte estamos a solo un paso de lograrlo. Pero lo más importante para nosotros como club, es que este recinto será para toda la ciudadanía, porque el terreno fue donado por Los Desordenados pero la propiedad y administración es del municipio», puntualiza Garrido Cáceres.

En el corolario, el mandamás rancagüino, subraya que, «los obstáculos en esta etapa final, no son ni serán una piedra que nos impida avanzar. Sé que el éxito de algunos, es la desgracia para otros. Pero así es la vida, incluso para los que no quieren vivirla».