ignacio tello sernac

Sernac realizó un estudio de precios de textos, útiles y uniformes escolares

Con el objetivo de ayudar a las familias a lograr un mayor rendimiento del presupuesto familiar considerando el complejo escenario económico debido a la pandemia, el Sernac realizó un estudio de precios de textos, útiles y uniformes escolares.

Los resultados señalan que los textos escolares siguen siendo el ítem más costoso para aquellos colegios que no optan por los textos MINEDUC.

En el caso de útiles escolares, el estudio destacó que una familia para un niño o niña de segundo básico puede gastar, en promedio, $9.746 si reutiliza artículos del año pasado; y $16.454, si considera comprar los útiles nuevos.

En el caso de los uniformes, una canasta reducida cuesta en promedio $34 mil; mientras que una canasta completa alrededor de $45 mil. Los zapatos con mayores diferencias de precios, y en la medida que aumenta la talla aumenta el precio.

Paralelamente, el Servicio ofició a más de 150 colegios para conocer las políticas a aplicar este año 2021, considerando los efectos de la pandemia en las familias.

Al analizar las respuestas, los colegios informaron que cerca de un 75% de los establecimientos generaron instancias de diálogo, lo que refleja la intención y disposición de considerar las diversas opiniones al momento de adoptar decisiones académicas.

Los establecimientos informaron también que tomaron una serie de medidas para disminuir gastos en textos escolares: entre ellas, la migración a textos on-line, la utilización de textos escolares propios y el no uso de textos escolares.

Como Sernac valoramos las medidas implementadas por los establecimientos educacionales y por las editoriales, pues todos debemos hacer los mayores esfuerzos para paliar los efectos económicos de la pandemia.

Además, las medidas de transparencia van en la línea sugerida por la Fiscalía Nacional Económica respecto de velar por la transparencia al momento de tomar las decisiones.

Este año, dada la situación en que se encuentra gran parte de la población, se hace un llamado a reducir, reutilizar y generar las instancias con la comunidad escolar para generar un consumo más responsable y que implique un ahorro para el presupuesto familiar.

Acciones como ahorrar, permutar y/o reutilizar resultan fundamentales para hacer rendir el presupuesto familiar.