Emprendiendo con las tradiciones de Semana Santa en Coltauco

Emprendiendo con las tradiciones de Semana Santa en Coltauco

Como todos los años, el mundo católico conmemora Semana Santa, período en el que se recuerda la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Una festividad llena de ritos y significados que a lo largo de la historia se han mantenido presentes entre quienes adhieren a esta religión.

El país no está ajeno a esta efeméride, pues se siguen conservando añosas costumbres. El consumo de productos del mar o la entrega de huevitos de chocolate son parte de algunas de ellas. Aprovechando esta instancia, muchos de los emprendedores de Fondo Esperanza (FE), entre ellos pescadores, feriantes, comerciantes y chocolateros, ofrecen sus productos a la ciudadanía, emprendiendo desde las tradiciones de Semana Santa.

Tal es el caso de María Olguín, quien se dedica a la elaboración de conejos de chocolate y alfajores artesanales para satisfacer las necesidades de sus clientes en Coltauco, Sexta Región. Hace 13 años, a raíz del nacimiento de su primer hijo esta emprendedora tomó la decisión de independizarse y comenzar un emprendimiento que ella misma cataloga como un verdadero arte.

“Siempre me llamaron la atención los chocolates que venden en las ferias y exposiciones. Pensé que era complicado hacerlos, pero después noté que con mucha paciencia y dedicación se hacía más fácil elaborarlos. Partí con bombones y bañados de galletas, hasta que me dediqué a los alfajores, en los que voy innovando con diferentes diseños y sabores”, comenta.

Como su negocio iba en alza, requería de recursos frescos para potenciarlo. Fue así como a través de su hermana, conoció el año 2013 a Fondo Esperanza (FE). Con el apoyo de la institución, cuenta que pudo comprar los materiales que necesitaba para la creación de sus productos, a los cuales incorpora esencias de frambuesa, nueces y almendras para que la decoración de sus delicias sea de primer nivel.

Olguín remarca el apoyo que entrega la institución de desarrollo social para aquellas personas que no tienen los medios para financiarse e iniciar un proyecto empresarial. “Fondo Esperanza es un empuje muy grande para los emprendedores. Para mucha gente es súper complicado partir con algo, muchas de esas personas son jefas de hogar, por eso aquí te dan la oportunidad para cumplir lo que realmente te propongas”, recalca.

La microempresaria dice ser una mamá preocupada, ya que su prioridad siempre ha sido la crianza de sus dos hijos, por eso optó por llevar un pequeño negocio que le permitiera ser madre y emprendedora. “Lo que más me gusta es sentirme independiente. Tener mis ‘lucas’ y no depender de nadie. El trabajo con los chocolates es algo que hago con dedicación, donde le pongo todo mi talento porque me encanta”, enfatiza.

Esta historia de esfuerzo, refleja el incansable trabajo de los más de 110 mil emprendedores que pertenecen a Fondo Esperanza, la comunidad de emprendimiento solidario más grande de Chile, quienes ven en Semana Santa una real oportunidad para darle firmeza a sus emprendimientos y alcanzar buenos ingresos económicos