Extranjeros compartieron en feria intercultural

Extranjeros compartieron en feria intercultural

Por razones políticas o sociales propias de los países, y principalmente por el terremoto que afectó a la isla caribeña, a partir de la actual década Chile ha recibido a muchos inmigrantes de diversas nacionalidades, lo que ha provocado un cambio en la fisonomía cultural de nuestro país. Colombianos, haitianos, venezolanos, entre muchos otros, son los que más han llegado a Chile y a nuestra ciudad de Rancagua.

Y como forma de hacer un poco más fácil su estadía en nuestro país, la Corporación Municipal de Rancagua a través del Equipo Multidisciplinario y la Biblioteca Santiago Benadava realizaron la primera Feria Intercultural de Rancagua, que tuvo invitados de todas las nacionalidades, incluyendo haitianos que pudieron disfrutar la velada gracias a que un compatriota de ellos les tradujo al creole todo el mensaje en castellano.

En la oportunidad se les explicó a los extranjeros las instancias que deben visitar en caso de problemas, y para ello estuvo presente el Registro Civil, la OPD (Oficina de Protección de la Infancia y Juventud), el ISP (Instituto de Seguridad Previsional), el Cesfam 5 de la Cormun, entre otras instituciones. La actividad, desarrollada en la biblioteca de avenida La Compañía, también contó con bailes típicos ecuatorianos, colombianos y peruanos.

“La Feria Intercultural para inmigrantes nace hace algunos meses cuando nos dimos cuenta que en nuestro colegios de la Cormun habían muchos inmigrantes, de diferentes nacionalidades. Se fueron incorporando más instituciones, como la OPD, el IPS, el Registro Civil y oficinas municipales”, señaló Saúl Figueroa, encargado comunal de Promoción.

Por su parte, el traductor haitiano que ayudó durante la actividad, Winser Silance, indicó que la feria “es una buena idea. Nosotros llegamos con mucha gente a Chile, y esto es bueno para saber qué hacer cuando uno tiene problemas, trabajos, salud, es muy importante para nosotros los haitianos, y para el resto. Hoy traduje el idioma español al creole, porque nosotros no entendemos nada cuando los chilenos hablan, yo sólo un poco. Es muy difícil el idioma, para mí es más o menos mi español, pero tenemos que hablarlo, o si no, no hacemos nada”.

En la oportunidad se informó que la Biblioteca Santiago Benadava implementará en los próximos días un taller para que los haitianos puedan aprender a hablar castellano, tal como lo está haciendo la otra biblioteca pública de la ciudad, la Biblioteca Eduardo de Geyter.