Familias de Villa Cordillera reciben escrituras de sus departamentos

Familias de Villa Cordillera reciben escrituras de sus departamentos

Felices se mostraron los vecinos de la Etapa 25 de la Villa Cordillera de Rancagua al recibir sus escrituras que los hacen propietarios de forma definitiva de sus departamentos, luego de perderlos en el terremoto del 27 de febrero de 2010. Además, están contentos por la demolición de las últimas torres que estaban pendientes en el proceso de reconstrucción del sector.

Así lo subrayó el director regional de Serviu, Víctor Cárdenas, quien destacó la entrega de las escrituras y enfatizó que “esto también coincide con el fin del proceso de demolición de las últimas siete torres que nos faltaban y estaban pendientes después del terremoto del 2010, así es que estoy muy contento porque los vecinos han confiado en el trabajo que hemos realizado, que no ha sido fácil, ha tomado sus tiempos, sus complicaciones, pero la voluntad ha podido lograr una solución adecuada a los requerimientos que ellos mismos tenían. Esto era poder tener la certeza jurídica de que sus departamentos están a su nombre y también dejar de convivir con estas edificaciones que estaban en ruinas y que no sólo eran una amenaza, sino un feo aspecto para lo que ellos quieren tener como condominio que se puede apreciar en lo bonito de los jardines y lo bien cuidado que tienen su sector. Estamos felices porque ellos han podido conseguir este anhelo tan esperado”.

Es así que Angélica Troncoso, presidenta del Condominio Villa Cordillera, Etapa 25, dijo: “estoy muy contenta porque ya se puede decir que estamos cumpliendo todas las etapas, yo vulgarmente le decía ‘director atiéndame este cachito’ para poder salir de todo esto. Y ahora empezaríamos con los proyectos para ir mejorando nuestro condominio. Gracias al director de Serviu y a su equipo, son excelentes profesionales”.

Por su parte, el vecino Juan Donoso señaló que “me siento contento, ocho años esperando hasta que salió la meta de tener nuestro hogar, nuestro departamento después de haberlo perdido en el terremoto cuando quedamos de brazos cruzados, todo derrumbado y ahora acá escritura en mano, dueños y felices. Gracias a Serviu, todos unidos por una causa, hasta que salió”.