Histórica inversión en riego para pequeña agricultura en la Sexta Región

Histórica inversión en riego para pequeña agricultura en la Sexta Región

Cuando asumió el presente gobierno de Michelle Bachelet, uno de sus principales compromisos en materia agrícola era apoyar la pequeña agricultura para poder “nivelar la cancha” y que, más allá de los evidentes éxitos agrícolas en exportaciones de frutas en la Región de O’Higgins, aquello permitiese que miles de productores perfil Indap pudiesen acceder a herramientas a las cuales antes no tenían acceso.

Una de las brechas estaba en los accesos a bonificaciones por parte de la Comisión Nacional de Riego. Hasta el año 2014, gran parte de los recursos acababa en manos de medianos e incluso grandes productores, debido a que los montos de aporte propio que exigía la ley 18.450 (llamada “ley de riego”) no podían ser solventados por los productores de menor tamaño.

“Es tremendo el avance que hemos tenido. A modo de ejemplo, en nuestra Región de O´Higgins el año 2014 apenas se entregaron $63 millones a pequeños productores (Indap y no Indap), cifra que aumentó a $524 millones en 2015, $757,6 millones en 2016, y en lo que va de 2017 ya se han entregado casi $400 millones, con varios concursos que aún están abiertos y otros por abrir, por montos que superan los $660 millones”, señala el seremi de Agricultura José Guajardo Reyes.

Junto con las inversiones anteriores, hoy existe también un Programa Especial de Pequeña Agricultura, que para la Región de O´Higgins entregó bonificaciones por un total de $56 millones en 2016, mientras que para 2017, estos recursos se quintuplicaron, llegando a los $ 275 millones. “Estamos hablando, entonces, que pasamos de los $63 millones de 2014 a más de $700 millones proyectados para este 2017 en directo beneficio de la pequeña agricultura. Es un crecimiento de más del 1000%, un verdadero avance para los que menos tienen”, enfatiza Guajardo.

Desde 2014 a la fecha, el foco tanto del Ministerio de Agricultura como de la CNR estuvo efectivamente puesto en los agricultores que más necesitan, lo que permite, tres años después, “asegurar que el gobierno de Michelle Bachelet efectivamente trabajó emparejando la cancha en nuestras zonas rurales y sus trabajadores, lo que nos llena de orgullo”, indica el seremi.

El principal objetivo de estas acciones es bonificar obras de riego considerando la situación socioeconómica, cultural, de género y territorial de los agricultores que provienen de los sectores de la Pequeña Agricultura incluyendo Pueblos Originarios. Para este 2017, aún quedan por resolver cuatro concursos de pequeña agricultura, por lo que los montos seguirán incrementándose. Para más información sobre los procesos de bonificación al riego, ingresar al sitio web.