Hospital de Pichilemu capacita a adultos mayores para prevenir caídas

Hospital de Pichilemu capacita a adultos mayores para prevenir caídas

Sufrir una caída en la tercera y cuarta edad puede generar traumatismos graves como fracturas, situación de dependencia severa e incluso la muerte. Para prevenir, el equipo del programa Cardiovascular del Hospital de Pichilemu preparó una charla abierta a la comunidad adulto mayor en uno de los encuentros del Club de Diabéticos Pichilemu.

Paz Muñoz, enfermera y coordinadora de la actividad, indicó que el taller tuvo “por objetivo dar a conocer la importancia de mantener la autonomía, fortalecer musculatura mediante la actividad física, rutinas de ejercicios, acompañadas de la práctica de diferentes disciplinas, como por ejemplo el Tai Chi (disciplina de origen chino) en el adulto mayor, para así evitar complicaciones como fracturas de cadera, fémur, muñeca; hospitalizaciones por esta causa o dependencia total del paciente; y posteriormente, como complicación, la muerte”.

Por su parte, la interna de enfermería Natalia Caris, explicó que los grupos de mayor riesgo son: “las personas de sexo femenino; mayores de 75 años; personas con dependencia severa, con dificultad para levantarse de una silla; quienes toman más de tres medicamentos al día (hipotensores, hipoglicemiantes y psicofármacos); y personas que presentan alteraciones visuales y auditivas”.

La interna recomienda prevenir estos accidentes con medidas en el hogar, como por ejemplo: “apartar objetos que puedan interferir el paso, utilizar barreras de apoyo, iluminar adecuadamente los ambientes, colocar tiras o alfombras antideslizantes, utilizar calzado seguro con suela antideslizante y que sujete todo el pie (taco bajo), no levantarse rápidamente de la cama, usar bastones o andadores si es necesario y evitar caminar descalzo o sobre suelo mojado”.

Don Reginaldo Vargas, asistente a la actividad y miembro activo del Club de Diabéticos Pichilemu comentó que hace unas semanas sufrió una caída en bicicleta: “Me golpeé el hombro y se me corté el tendón mayor. Ahora estoy en espera para ir a operarme (…) esta charla es muy necesaria. Hace dos años que estoy en el Club de Diabéticos y me parece muy bueno, hemos aprendido hartas cosas”.

La usuaria del Club de Diabéticos, Lucila Galaz, agradeció la iniciativa realizada por las enfermeras del Programa Cardiovascular del Hospital de Pichilemu, señalando que gracias a su trabajo ha logrado mantener controlada su enfermedad.

De esta forma, el equipo del programa Cardiovascular del Hospital de Pichilemu está haciendo un significativo aporte al cuidado de los adultos mayores, entregándoles herramientas para evitar convertirse en pacientes graves.