Invernadero apoya trabajo académico de los colegios

Invernadero apoya trabajo académico de los colegios

Comienzan jugando con la tierra. El siguiente paso consiste en que observen cómo esta misma tierra, en un trabajo conjunto con el agua y el sol, manejados con técnicas agropecuarias, se encargan de hacer germinar las semillas y crecer las plantas.

Se trata de las clases prácticas y teóricas sobre cultivo y manejo de almácigos que los jardines infantiles y colegios de la Cormun tienen los martes y jueves en el Invernadero de las instalaciones de la Biblioteca Santiago Benadava (251).

En la actividad académica, que complementa la del aula, han participado desde mediados de octubre cerca de un centenar de niños y niñas. Han vivido esta experiencia educativa agrícola los estudiantes de los colegios José Manuel Balmaceda, Alberto Blest Gana, Ricardo Olea, Santa Filomena y los jardines infantiles Los Traviesos y Kaylin.

Los establecimientos participantes reciben de regalo un macetero con ejemplares de tomates, acelga morada, espinaca, rúcula, y plantas medicinales como menta, poleo, llantén y kalanchoe.

La clase concluye con un recorrido por las instalaciones de la biblioteca, la única que en la zona se integra a un proyecto de esta naturaleza. El invernadero es, también, parte de una estrategia para acercar a los niños y niñas de prebásica y básica al mundo de la lectura.

El equipo

El equipo a cargo lo componen el ingeniero agrícola Rodrigo Gallegos, la nutricionista Karin Caneo y la técnico agrícola Valeria Donoso, todos profesionales del programa Salud, Educación y Actividad Física que funciona en la biblioteca de avenida La Compañía 159.