La violencia de género también es económica

La violencia de género también es económica

Potenciar y empoderar a las mujeres en su rol como emprendedoras es lo que busca el proyecto “Fortaleciendo emprendimientos turísticos de mujeres”, ejecutado por el Centro Cielo de la Universidad Santo Tomás, y apoyado por el Fondo de Innovación a la Competitividad (FIC) del gobierno regional de O’Higgins, en la provincia de Cardenal Caro.

La iniciativa comenzó su trabajo durante este mes en honor a la conmemoración que Naciones Unidas hacia la  “No Violencia en contra de las Mujeres” y se fundamenta en el marco cultural de la subordinación económica de las mujeres, que se ha conceptualizado como una violencia estructural.

La directora de Centro Cielo, Pamela Caro, explica que el proyecto apunta a que el rol histórico de las mujeres en la sociedad ha sido de segundo orden y no tomado en cuenta desde la perspectiva económica. Por lo que trabajar para el fortalecimiento de la autonomía de las mujeres resulta central.

“Queremos identificar y visibilizar a emprendedoras del turismo, diagnosticar las barreras de género que enfrentan e incidir en su capacitación y formación para fortalecer sus iniciativas, lo que permitirá mitigar las violencias de género en el plano económico” señala la directora.

La apuesta  contempla la generación de una ruta solidaria, que conecte intereses “de turismo de mujeres” con oferta “de turismo por mujeres”, que además de transar un producto (por ejemplo de alojamiento o de gastronomía), permita intercambiar saberes, aspectos culturales (historias o festividades locales) y una experiencia de innovación, que en el compartir resulta recíproca. Y junto con avanzar en autonomía económica, construir y fortalecer redes de emprendedoras locales, basada en la sororidad, potenciando así el turismo local.

Según Pamela las causas del problema estarían en:

  • La falta de información de calidad (en materia de investigación aplicada) que permita orientar soluciones prácticas concretas, en las áreas de formación y asistencia individual (para generar capacidades en las mujeres y empoderamiento económico).
  • Debilidades de las mujeres en las capacidades para innovar, emprender y crecer en sus negocios, tanto en los campos psicosocial (habilidades conductuales o “blandas”) como económico, financiero y comercial (habilidades “duras”), incluyendo toda su diversidad y particularidades, por ejemplo la especificidad de las mujeres en edad reproductiva (con hijos/as al cuidado menores de 12 años), jefas de hogar, mujeres de tercera edad, campesinas y de sectores de menos ingresos y capital social.
  • Bajo desarrollo de nuevos productos de oferta turística que, basados en el reconocimiento del turismo solidario y articulación con el desarrollo local, articule la oferta de servicios de alojamiento y alimentación con hitos locales (fiestas culturales, religiosas y culinarias) y atractivos preexistentes.
  • Baja asociatividad de emprendedoras de alojamiento y alimentación de la Provincia Cardenal Caro (donde se propone implementar la iniciativa).

La propuesta tiene la oportunidad de cubrir las siguientes necesidades:

  • Generación de información en la línea de Investigación y Desarrollo aplicada sobre brechas y barreras de género en el desarrollo, crecimiento y consolidación de emprendimientos turísticos principalmente de los rubros alojamiento y alimentación (incluye la necesidad de elaborar un catastro y diagnóstico).
  • Fortalecimiento de la capacidad emprendedora
  • Desarrollo de nuevos productos turísticos (de alojamiento y alimentación) liderados por mujeres, asociados entre sí en una lógica solidaria (circuitos) y en sintonía con hitos locales; vinculados a la generación de una ruta turística con perspectiva de género (por ejemplo, en torno a historias de líderes femeninas locales; y turismo solidario, que será explicado posteriormente.
  • Asociatividad de mujeres de las comunas de la Provincia.