Más de 500 personas asistieron este año al Día de Campo INIA Hidango

Más de 500 personas asistieron este año al Día de Campo INIA Hidango

En dos días de actividad de transferencia tecnológica, fueron más de 500 las personas que se dieron cita en el Día de Campo Hidango, que cada año realiza el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, a través de su Centro Regional de Investigación, INIA Rayentué. En esta actividad el Instituto da a conocer avances de resultados de investigación de los proyectos que la institución está ejecutando en favor del desarrollo agropecuario de la Región de O’Higgins.

En ocho estaciones técnicas implementadas especialmente para la ocasión, los estudiantes,  agricultores y profesionales del agro conocieron, por parte de los especialistas del INIA, el trabajo realizado en: Mejoramiento Genético en Quínoa, iniciativa busca desarrollar genotipos de quínoa de alto rendimiento potencial, adaptados a las diferentes zonas del país, tolerantes a plagas y enfermedades y que cumplan con las exigencias de calidad del mercado nacional e internacional.

Asimismo se dio a conocer los alcances del Programa Nacional de Trigo, cuyo objetivo es el desarrollo e introducción de variedades de trigo (pan y candeal). Cabe señalar que para la zona centro-norte del país, este programa opera en el Centro Experimental INIA Hidango desde el año 1971, contribuyendo a la introducción y/o creación de variedades de trigo de pan y candeal de hábito alternativo adaptados a la zona.

En  otra de las estaciones se mostraron las  características del forraje verde hidropónico y uso eficiente del agua  en producción de hortalizas utilizando el sistema hidropónico NFT (Técnica de Flujo Laminar de Nutrientes).

Cucurbitácea
Asimismo, se dio a conocer los resultados de investigación del proyecto “Manejo del cultivo de cucurbitáceas (melón, zapallo italiano y pepino), con potencial exportable”, iniciativa que cuenta con el financiamiento  FIC Región del Libertador General Bernardo O´Higgins y cuyo objetivo es desarrollar paquetes tecnológicos de estos frutos hortícolas con calidad exportable, integrando factores agro-climáticos (suelo-agua-planta) y de postcosecha.

Apicultura
Apicultura fue una de las estaciones que concitó el interés  de los productores, donde los temas abordados fueron :Manejo  sanitario  de  las colonias de abejas, Manejo de la invernada  y  alimentación y Productos  de  la colmena  con valor  agregado.

Importancia del rescate del ajo rosado

En esta estación técnica, las charlas estuvieron basadas en la “Valorización y Diversificación del cultivo del ajo”, un proyecto que ejecuta INIA, con el financiamiento del Gobierno Regional de O´Higgins, y su Consejo Regional, a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) y su objetivo es valorizar y diversificar el cultivo del ajo mediante su producción libre de virus y la identificación de atributos nutracéuticos conducentes a la obtención de un producto de calidad diferenciadora que permita recuperar el nivel tecnológico y productivo de la región.

Ovinos
El objetivo de esta estación técnica fue  demostrar cómo un productor promedio, del secano  podría avanzar y mejorar en la producción ovina de al menos 10 ovejas con 117% de parición por hectárea, utilizando  las tecnologías accesibles a los productores a través del programa SIRSD del Indap.

Cambio climático
En esta unidad se dio a conocer el nuevo proyecto que el INIA está comenzando a ejecutar  orientado a aumentar la capacidad técnica de los pequeños productores y comunidades rurales agrícola del secano costero e interior de la región, para enfrentar en mejor forma la variabilidad climática actual y los cambios climáticos futuros. Esta iniciativa se ha denominado “Mejoramiento de la resiliencia al cambio climático de la pequeña agricultura para la Región de O’Higgins, es un proyecto”

Alternativas a la quema de rastrojos
También se dieron a conocer alternativas a la quema de rastros como es su incorporación en el perfil del suelo, que no sólo ayuda al incremento del contenido de la materia orgánica, sino también, ayuda a disminuir costos por fertilización y plaguicidas, mantener humedad en el perfil del suelo y disminuir considerablemente la erosión.  Asimismo otra de las alternativas que generó  gran interés entre los productores, es la utilización de rastrojos para la producción de pellet, que puede ser utilizado para combustión o para la alimentación de animales.

En tanto, el director del INIA Rayentué, Nilo Covacevich, explicó que el objetivo de esta actividad que se ha hecho tradicional en la zona de secano, es responder a las demandas  de los agricultores transfiriéndoles conocimientos y tecnologías, para un mejor desarrollo de la pequeña y mediana agricultura.