Mi vida cambió gracias al nuevo sistema de desarrollo profesional docente

“Mi vida cambió gracias al nuevo sistema de desarrollo profesional docente”

Se habla mucho del nuevo Sistema Nacional de Desarrollo Profesional Docente, el cual es uno de los pilares de la Reforma Educacional que ha emprendido el país con el objetivo de garantizar el derecho a una educación de calidad. Pero… ¿Cómo lo ven los propios beneficiarios? Sobre ello conversamos con dos docentes que han visto un tremendo vuelco positivo en sus vidas. Se trata de Marisol Astorga, docente del Colegio Lo Miranda, y Carlos Villalobos, del Colegio Quillayquén.

Se trata de una iniciativa cuyo objetivo es dignificar la docencia, apoyar su ejercicio y aumentar su valoración para las nuevas generaciones; comprendiendo la misión decisiva que cumple esta profesión en la sociedad, en la calidad de vida y en la realización personal y social de los chilenos.

Pero es mucho más que una frase y una buena intención, es el resultado concreto que hoy miles de docentes ven reflejado en sus sueldos y en su desempeño laboral, con significativos aumentos salariales y el reconocimiento que siempre debieron tener. Un ejemplo de ello es

“Gracias al nuevo sistema, aumenté en un 85% mi sueldo, lo que es gratificante no solo por contar ahora con mayores recursos, sino porque por primera vez siento que al profesor se le está valorando, y dando el espacio que le corresponde. Ya estamos dejando de ser los profesionales que ganamos menos, y se nos está equiparando con los ingresos de otros profesionales, lo que sin duda es muy merecido, porque el ganar menos que todos los demás, con los mismos años de esfuerzo durante los estudios, es la gran crítica que se le hace al sistema profesional y hoy está cambiando, y se está premiando la permanencia, la capacitación y la evaluación”, explica Carlos Villalobos, quien lleva más de 30 años de ejercicio docente.

Pero la nueva política docente no solo beneficia profesores de larga trayectoria, también a quienes están comenzando o llevan algunos años ejerciendo esta profesión que mezcla la vocación, el talento y el amor por educar a las nuevas generaciones. Es el caso de Marisol Astorga, quien lleva seis años dando clases en la comuna de Doñihue. Ella hoy está en el Tramo Avanzado.

“Soy una persona agradecida, pues vi como mi sueldo subía n aproximadamente un 65 %, lo que es grandioso, pues yo antes ganaba cerca de 500 mil pesos y cuando llegaba mi sueldo y pagaba la letra de mi auto y mis gastos, me quedaba con 10 lucas en el bolsillo, y así no se puede vivir. Hoy me siento realmente feliz al momento de cobrar mi sueldo”, comenta Marisol Astorga.

Esta profesora, quien a los cuarenta años tomó la decisión de estudiar docencia, hoy no solo ha visto mejorar sus ingresos, también su vida familiar, “pues con la nueva carrera docente hay planificación. Ahora ya no parto a la casa con toda la pega encima, por el contrario, pasé de 38 a 35 horas, y no se deja de hacer nada, sino que se planifica realmente”.

A ello se suma que ahora Marisol Astorga está estudiando nuevamente. “Un profesor debe capacitarse y si bien muchos lo entendemos, había que costear los estudios y con lo que uno ganaba no se podía por más que se quisiera. Hoy ya no es así. Estoy capacitándome a través de la Red de Maestros y para ser tutora online. Son oportunidades que hay que aprovechar, y ahí nuevamente debo reconocer que soy una agradecida con el perfeccionamiento docente, que es parte de esta nueva forma de tratar a los profesores”.

Respecto a lo anterior, el seremi de Educación de la Región de O’Higgins, Hernán Castro, señaló que “estamos frente a una política integral que aborda desde el ingreso a los estudios de pedagogía hasta el desarrollo de una carrera profesional, promoviendo el desarrollo entre pares y el trabajo colaborativo en redes de maestros”.