Dietas bajas en grasas estropean su salud bucal

Nutricionistas de Peumo recomiendan una dieta saludable en el verano

La temporada estival está a la vuelta de la esquina y las ansias por bajar de peso de forma rápida aparecen con más fuerza. La consigna pareciera ser perder esos kilos demás en poco tiempo y sin esfuerzo. Sin duda que las dietas express, el consumo de medicamentos para bajar de peso o las dietas “milagrosas” pueden producir efectos indeseados para la salud de las personas, tales como problemas cardiovasculares, osteoporosis o el temido efecto rebote, que es el aumento de peso posterior al régimen alimenticio, fracasando en los resultados que se espera conseguir.

Preocupadas por esta materia, las nutricionistas del Hospital de Peumo entregaron ciertas recomendaciones para la comunidad, en especial para las mujeres, quienes pueden verse tentadas con bajar de peso de forma rápida, pero a expensas de perder líquidos, masa muscular y poco grasa, que es lo realmente importante. “La mejor forma de adelgazar es no saltarse ninguna comida del día, respetar los horarios de alimentación, incorporando al menú verduras, frutas, agua y actividad física. Las dietas rápidas restringen y prohíben alimentos, nutrientes, lo que genera un desbalance en el organismo. También se suele recurrir a suplementos para deportistas y quemadores de grasa, los cuales contienen grandes cantidades de cafeína y estimulantes del metabolismo, causantes de diferentes enfermedades cardiovasculares. Las contraindicaciones que tienen son insomnio, taquicardia, nerviosismo o debilidad muscular”, manifestó Nayade Guerrero.

A su vez, la profesional recomendó que “es muy importante consultar con un nutricionista, ya que para seguir una pauta depende de muchos factores como por ejemplo: estado de salud de cada persona, edad, peso, enfermedades asociadas, etc. El mejor consejo a seguir, para lograr una disminución en el peso de manera efectiva y natural es: no saltarse ninguna comida del día y consumir cada 3 o 4 horas porciones reducidas de alimento”.

Por su parte, la nutricionista, Lissett Vidal, instó a mantener una vida saludable todo el año y no sólo ante la llegada inminente del verano. “Lo ideal es siempre incorporar, 3 porciones de frutas y 2 de verduras junto a 2 litros de agua de forma diaria. Todo lo anterior en conjunto a una rutina de ejercicio físico diario, que puede ser correr, andar en bicicleta y caminar rápido, etc., con un mínimo de 30 minutos al día y 3 veces a la semana en promedio”.

Con respecto a las dietas que se basan en comer sólo algún tipo de determinados alimentos, la profesional detalló que “las dietas altas en proteínas y bajas en hidratos de carbono puede causar pérdida de masa ósea, daños renales, fatiga y mareos, además favorece la deshidratación y aumento del colesterol y triglicéridos, que son importantes factores de riesgo cardiovascular, y puede llevar a una hipoglucemia. En tanto, las dietas altas en grasas y colesterol es una de las más peligrosas. Provoca un aumento del colesterol y la glucosa incrementando el riesgo cardiovascular. Se pierde peso rápidamente, pero se recupera cuando finaliza la dieta y vuelven a consumir hidratos de carbono. En tanto las dietas sin grasas pueden causar un déficit orgánico de ácidos grasos esenciales y vitaminas que necesitan de las grasas para su absorción en el organismo (A, B, E)”.

Recomendaciones

  • Comer al menos cuatro veces al día.
  • Realizar actividad física: La única forma de adelgazar es producir un déficit calórico moderado y aumentar el nivel de gasto con actividad física, con esto se logra consumir más de lo que se ingiere y se utilizan las reservas de grasa para funcionar.
    • Bajar de peso se logra disminuyendo el consumo de grasas y azúcares refinadas; es decir, frituras, carnes con piel y grasa, quesos, frutos secos, mayonesa, dulces, chocolates, galletas, cremas, helados, etc.
    • No se debe saltar las comidas, especialmente la del desayuno, porque el metabolismo funciona mejor si éste se consume.
    • Una vez alcanzado el peso deseado, es necesario seguir una dieta de mantención, que puede consistir en una ingesta bajo el gasto calórico o en equilibrio con éste, lo que depende de cada persona.
    • La única forma de perder grasa en una dieta, y no masa muscular, es realizar ejercicios. De este modo, se aumenta además la musculatura, que gasta más calorías.