Labocar identificó a adulto mayor que llevaba seis meses en la morgue de Rancagua

Labocar identificó a adulto mayor que llevaba seis meses en la morgue de Rancagua

Luego de meses de investigación y de realizar una serie de diligencias, la Sección de Criminalística de Carabineros de Rancagua, Labocar, logró identificar el cadáver de un adulto mayor, fallecido en el mes de enero de este año y que se encontraba en dependencias de Anatomía Patológica del Hospital Regional de Rancagua, sin haber sido reclamado o consultado por eventuales familiares.

El 14 de julio de este año, la Fiscalía local de Rancagua, instruyó a Carabineros de la Sección especializada, Labocar, lograr la identificación de un adulto mayor en situación de calle, que había fallecido el pasado 27 de enero a causa de distintas enfermedades, incluido el Covid-19 y del cual se desconocían todo tipo de antecedentes e identidad preliminar, ya que era conocido por funcionarios y locatarios de Rancagua como el “Viejito Pascuero Caminante”.

Labocar, debió realizar diligencias y aplicar distintas técnicas para poder recuperar, reconstruir y aumentar el volumen de los dígitos obtenidos de la evidencia necrodactilar, que se encontraba con problemas y así poder obtener ciertos puntos característicos que permitieran recuperar la identidad del adulto mayor.

Las diligencias obtuvieron resultados positivos, los que permitieron ingresar a la base de datos al adulto mayor y se pudo determinar que correspondía a una persona, de 72 años, que tenía dos hijos. Uno con domicilio en la comuna de San Fernando y otro en la región Metropolitana.

Según informó el Capitán Robinson Gonzalez, Jefe de Labocar Rancagua “Con estos antecedentes, pudimos realizar diligencias investigativas y logramos contactar a los hijos, quienes no tenían contacto con su padre desde los 2 años de vida de uno y el otro desde los 15 años, pasando más de 30 años sin saber de él”. Y agregó que “es gratificante para nosotros que producto de todo el trabajo que realizamos hayamos podido identificar y entregar a sus hijos, a este adulto mayor, para que pueda ser sepultado y descasar y por otra parte, también haber podido permitir el reencuentro entre los medio hermanos”.