Poder judicial Juzgado de Garantia y TOP Rancagua

TOP de San Fernando condena a 5 años y un día de presidio a autor de robo con violencia

El Tribunal de Juicio Oral en lo Penal de San Fernando condenó a Carlos Adolfo Ortega Muñoz a 5 años y un día de presidio efectivo, en calidad de autor del  delito consumado de robo con violencia. Ilícito perpetrado en septiembre de 2018, en la comuna.

En fallo unánime, el tribunal –integrado por los magistrados Marisol López Machuca (presidenta), Patricio Acevedo Silva y Felipe Cortés Ibacache (redactor)– aplicó, además, a Ortega Muñoz las accesorias generales de inhabilitación absoluta perpetua para cargos y oficios públicos y derechos políticos y la inhabilitación absoluta para profesiones titulares durante el tiempo de la condena; más el pago del 50% de las costas del juicio.

Una vez que el fallo quede ejecutoriado, el tribunal dispuso que se proceda a la toma de muestras biológicas del sentenciado para determinar su huella genética e inclusión en el registro nacional de ADN de condenados. Además, se decretó el comiso de las especies incautadas: un revólver sin número de registro, una pistola a fogueo marca GAP de color negro y ocho municiones.

En la causa, el tribunal también sancionó a N.A.G.M., menor de edad a la época de los hechos, a 3 años de libertad asistida especial, en calidad de coautor del delito y al pago del 50% de las costas.

El tribunal dio por acreditado, más allá de toda duda razonable, que en horas de la noche del 11 de septiembre de 2018 “la víctima H.H.G. se encontraba en su domicilio, ubicado en el sector Los Lingues, sector Roma, de la comuna de San Fernando, cuando entraron sorpresivamente cinco a siete sujetos empujando la mampara que daba a su habitación desde el jardín, quienes le gritaron que se tirara al suelo con groserías amenazándolo que lo iban a matar. Acto seguido, lo amarraron con el cable de un cargador de teléfono en sus manos y con un cable de un parlante en sus pies. Le preguntaban dónde estaban las joyas y el dinero, mientras lo golpeaban con combos y patadas en su cuerpo y, además, le daban descargas eléctricas con un instrumento. Eran dos los que estaban a su lado golpeándolo mientras los otros sujetos registraban la casa. En un momento la víctima se percató de que uno de los sujetos era delgado y de estatura mediana, de tez morena y de cabello corto, se fijó que su polerón era rojo y que sus zapatillas también eran negras con tonalidades rojas, él era el más violento y le señalaba en todo momento que lo iba a matar y le pegó en su cabeza con la pistola. También visualizó a otro sujeto, él era delgado y vestía ropas de color gris y zapatillas también color gris”.

Los sujetos registraron toda la casa, logrando sustraer diversas especies; entre ellas: un reloj marca Rolex, un Macbook, sombreros de huaso, poleras marca Polo. Especies que cargaron en una camioneta de propiedad de la víctima, en la que huyeron del lugar.  Una vez que los agresores habían abandonado la casa, la víctima solicitó ayuda, concurriendo un vecino, quien le facilitó un celular, con el cual llamó al retén Roma de Carabineros, dando cuenta del robo y de la sustracción de la camioneta.

“Luego, el 12 de septiembre (medianoche), el retén Roma dio la información vía radial del robo y el encargo de la camioneta, siendo esta visualizada por personeros policiales en la ciudad de San Fernando que se encontraban en un procedimiento, motivo por el cual iniciaron un seguimiento, logrando darle alcance en Avenida Circunvalación, frente a un supermercado Ekono que está abandonado en el lugar, haciendo descender a los ocupantes, quienes fueron identificados como Carlos Adolfo Ortega Muñoz, quien conducía el vehículo y su acompañante, N.A.G.M. De la misma forma, al registro del vehículo se encontró un elemento, al parecer un arma de fogueo con 8 municiones en su interior debajo del asiento del piloto, lugar donde iba Ortega y entre las vestimentas del menor, un elemento con las características de un revólver. En el asiento trasero del citado vehículo fueron encontradas las especies sustraídas del domicilio del afectado, quien las reconoció posteriormente, así como también un napoleón, el cual fue utilizado para cortar la reja que protegía el entorno de la propiedad, lugar por donde ingresaron los sujetos”, concluye.