Propuestas para la nueva política del libro y la lectura

Propuestas para la nueva política del libro y la lectura

Cerca de 150 personas participaron en el cierre de la Mesa del Libro, proceso consultivo para la actualización de la “Política Nacional del Libro y la Lectura 2014-2018”, que debe elaborar el Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA), a través del Consejo del Libro y la Lectura.

El plenario final se llevó a cabo en la Biblioteca de Santiago y fue encabezado por la Subdirectora de Cultura, Lilia Concha, quien valoró el trabajo desarrollado en esta instancia.

“Hasta ahora no hemos logrado hacer de la lectura una práctica asociada al gusto y al placer, comprendiendo que es una oportunidad para entender el mundo y transformarlo. Una  ciudadanía bien formada y lectora es fundamental para el país, por eso valoramos este proceso”, aseguró la autoridad del CNCA.

Propuestas para la nueva política del libro y la lecturaEste proceso consultivo se inició el 31 de julio pasado e involucró a representantes gubernamentales y de todos los actores de la cadena editorial: autores, editores, distribuidores, libreros, académicos y organizaciones relacionadas con el fomento lector.

La Mesa del Libro se desarrolló en varias sesiones y sus participantes trabajaron en siete áreas temáticas, que abarcaron los ámbitos de Educación y Lectura; Creación; Industria e Internacionalización; Patrimonio; Fomento de la Lectura; Edición Digital y Marco Jurídico e Institucionalidad.

Cada una de estas mesas definió un diagnóstico del sector, objetivos a desarrollar y propuesta de soluciones para los respectivos problemas. Los grupos expusieron sus conclusiones en el plenario de este miércoles, las que serán recogidas por un equipo técnico para ser utilizadas como insumos en el diseño de la nueva política.

La Secretaria Ejecutiva del Consejo del Libro y la Lectura del CNCA, Regina Rodríguez, evaluó positivamente el término de este debate. “Cerramos un proceso bastante inédito, porque ha habido una participación amplísima. A eso se suma que el contenido del trabajo de las mesas es bastante sólido, no se trata de demandas en el aire, sino que están basadas en un análisis y un proceso reflexivo. Tenemos una enorme responsabilidad como autoridades de trabajar con estas propuestas”.