Salineros cierran el 2017 con recursos para mejorar su productividad

En Cáhuil, frente a las salinas donde se produce el blanco mineral no metálico, se realizó la ceremonia de entrega de recursos a salineros de Pichilemu y Paredones y se inauguró la Sala de Control del yodado en la sal de mar.

La primera entrega correspondió al Fondo Concursable del Programa FNDR “Transferencia y Fomento a la Pequeña Minería de la Región de O’Higgins”, el que otorgó recursos a los salineros de Pichilemu y Paredones para que recuperen cuarteles donde se produce el blanco mineral no metálico.

En total, fueron otorgados $36.000.000, divididos en 11 entregas individuales y dos colectivas para la Cooperativa Campesina de Salineros Salinas Grandes de Lo Valdivia, de Paredones y la Cooperativa Campesina de Salineros de Cáhuil, Barrancas y La Villa, de Pichilemu, respectivamente.

La entrega fue liderada por la Gobernadora de Cardenal Caro, Teresa Núñez; la Seremi de Minería, Leonor Díaz; el Alcalde de Pichilemu, Roberto Córdova; el Concejal de Pichilemu, Pablo Martínez; el Gerente de la Corporación Del Libertador, Carlos Godoy; y los presidentes de las cooperativas de Salineros de Paredones y Pichilemu, Carlos Leiva y Marco Labarca, respectivamente.

Para la Gobernadora de Cardenal Caro, Teresa Núñez, “la Seremi de Minería, al apoyar a este grupo de salineros,  que son los Tesoros Humanos Vivos que tenemos en la Provincia de Cardenal Caro, ha realizado una labor que ha sido de gran importancia; nunca un gobierno había hecho tanta inversión en los salineros y esto permitirá que tengan más productos para ofrecer, y con ello, mejorar su calidad de vida y la de cada una de sus familias. Acá se refleja un compromiso del Gobierno Regional y del Ministerio de Minería con este sector”, sostuvo.

A los recursos que otorgó el Gobierno Regional, se sumaron los del Programa de Capacitación y Transferencia Tecnológica para la Pequeña Minería Artesanal, PAMMA del Ministerio de Minería. A través de este programa, los pequeños productores de Pichilemu, agrupados en la Cooperativa de Salineros de Cáhuil, Barrancas y La Villa, recibieron recursos para reparar los pretiles (fuertes) de las salinas.

Broche de oro y mejores precios
El broche de oro del acto fue la inauguración de la Sala de Control del Yodado de la Sal de Mar. La obra es producto de un largo proceso de trabajo, entre los salineros, la Seremi de Minería y distintas autoridades regionales para llegar a dar vida a esta Sala de Control, que permite dar cumplimiento a lo que establece la normativa sanitaria, que indica que la sal de mar, que se destina al consumo humano, debe contar con un porcentaje específico de yodo.

Para lograr materializar esta sala, que está instalada en Cáhuil, se firmó un Convenio entre el Ministerio de Minería y la Corporación del Libertador, que actúa como ejecutor, de este acuerdo que se financia con recursos PAMMA del Ministerio.

Como señaló la Seremi de Minería, Leonor Díaz Salas, “este trabajo ha sido constante y permanente, siempre con la finalidad de mejorar la productividad y la calidad de vida de los salineros y sus familias. Tal como nos encomendó la Presidenta de la República, trabajamos día a día para que estos productores, que realizan una tarea única, pudieran tener mejores oportunidades; y estas mejores oportunidades se han traducido en la búsqueda de nuevos mercados para la sal de mar, mejorando así el valor de este producto que, hace 4 años atrás, se vendía a $3.500 el saco y hoy fluctúa entre los $15.000 y los $20.000”.

La autoridad regional detalló que “hemos conseguido estos objetivos apoyando la incorporación de equipamiento a su proceso productivo, así como entregando recursos para implementar esta Sala de Control del yodado de sal de mar, lo que ha hecho posible que vendan este blanco mineral yodado, tal como lo establece la normativa vigente. Así, han logrado instalarla en supermercados del país y han podido materializar su venta a las empresas proveedoras de la alimentación escolar, las que –de acuerdo a lo establecido por la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas- deben cocinar con sal de mar, en reemplazo de la sal de minas. Ello significará importantes ventas para estos pequeños productores”.

La ceremonia finalizó con el tradicional corte de cinta con el que se dio por inaugurada la Sala de Control.