Ante COVID-19: Cuidemos a quien nos cuida

Ante COVID-19: Cuidemos a quien nos cuida

El programa de Salud Mental del Hospital de Graneros se ha tenido que reinventar, debido al contexto epidemiológico que vive nuestro país y al aumento progresivo de usuarios con patologías asociadas a trastornos ansiosos y depresivos. En este sentido, el equipo de sicólogos ha realizado distintas acciones para prevenir y tratar estas patologías en la población.

Sin embargo, también existe un impacto en la salud mental de los funcionarios de la salud, quienes necesitan de contención, en esta situación de emergencia sanitaria. En esta línea, la sicóloga del Hospital de Graneros, Marcela Roa, informó que en el recinto asistencial se está implementando un taller para los funcionarios denominado “Cuidemos a quien nos cuida”.

“Esta instancia tiene como propósito otorgar apoyo a los funcionarios, debido al contexto de la crisis sanitaria que vive el país. La idea es dar una contención, en cuanto a las emociones. Está centrado en calmar la ansiedad y el estrés que puede provocar la crisis sanitaria. La idea es adquirir el control de los propios pensamientos, sentirse más livianos y empoderados. Aprender a soltar pensamientos negativos, para poder anclarlos con pensamientos nuevos y que sean más saludables. La idea es entregar un espacio de apoyo, para que puedan regarse de energía y así seguir realizando su labor, que es tan importante”, subrayó Marcela Roa.

Con respecto al detalle de esta iniciativa, la profesional indicó que “se hacen ejercicios para reconocer bases corporales y biológicas de la ansiedad provocadas por el estrés, también para conectar con el cuerpo, reconociendo las causas del estado de la ansiedad y de las respuestas fisiológicas asociadas. También formulamos conocimientos básicos de cada uno, es decir, de los elementos que fundamentan el concepto de persona. A su vez, exploramos la percepción de si mismo, en términos de su pasado, presente y futuro, para hacer frente al malestar emocional”.

Para finalizar Roa relevó que “estas iniciativas son necesarias, puesto que hay un gran desgaste emocional en los funcionarios y es difícil ejercer las labores. Estos espacios están para escucharlos y para que expresen sus temores y sentimientos”, concluyó.