Conaf dona 400 plantas medicinales a Cesfam de Las Cabras

Conaf dona 400 plantas medicinales a Cesfam de Las Cabras

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) de la Región de O’Higgins hizo entrega de una donación de 400 plantas medicinales al huerto comunitario del Centro de Salud Familiar (Cesfam) de la comuna de Las Cabras para promover el uso de medicina natural y recuperación del patrimonio ancestral del país.

El director regional de la Conaf, Pablo Lobos, destacó que esta es la segunda donación de plantas “que realizamos a este Cesfam y hemos visto en terreno con agrado y admiración el trabajo que realizan en Las Cabras con pacientes que de forma voluntaria trabajan los huertos, entregados por el municipio, para producir desde hortalizas hasta plantas medicinales, que además de curarles las dolencias, les ayudan a incrementar la economía familiar”. Y agregó que “esta donación quiere rescatar el aporte de las culturas ancestrales para que sean una alternativa a la salud pública, como un complemento a las recetas alópatas tradicionales”.

Sebastián Rodríguez, director de Salud Las Cabras, valoró la visita del director regional de la Conaf y agradeció la entrega de las plantas medicinales “para nosotros es de suma importancia el aporte que hoy recibimos ya que nos permitirá potenciar aún más nuestro jardín medicinal, aumentando la variedad que podemos distribuir. Nuestro objetivo es lograr disminuir la cantidad de medicamentos que consumen nuestros usuarios, entregando para ello esta alternativa natural.  La distribución de estas plantas contempla también a tres postas rurales de la comuna donde también se está replicando la iniciativa”.

Huerto comunitario
El Huerto comunitario es un espacio de inclusión, de esparcimiento y socialización, donde se comparten saberes de la comunidad y los técnicos del municipio, que forman parte de la última etapa de la rehabilitación de pacientes, que se atienden en salud mental y otros departamentos que buscan, lograr la mayor independencia y calidad de vida de los usuarios.

Convergen así todos los conceptos que involucran el proceso, es decir, independencia en sus actividades de la vida diaria; participación; libertad de movimiento; fomento de la comunicación y autoestima; incluyendo la recuperación de sus roles y rutina diaria equilibrada, teniendo presente sus intereses e historia personal, la cual está directamente ligada a las plantas, hortalizas y la tierra.

Es importante mencionar que el trabajo en equipo y al aire libre produce más efectos positivos en las personas, favoreciendo la seguridad en sí mismos, factor imprescindible para enfrentar a la sociedad después de un proceso de rehabilitación.

Dentro del huerto existe un espacio exclusivo para el cultivo de una amplia variedad de plantas medicinales, además de un área de secado y envasado de las mismas, las cuales son entregadas a los usuarios del sistema previa prescripción médica o del homeópata que nos visita una vez al mes.

Viveros de la Conaf
Por su parte, la Conaf, trabaja en sus viveros en un proceso de producción de plantas medicinales, donde sus funcionarios se han ido especializando en estas materias para poder traspasar a los municipios, por medio de sus cesfam, para que tengan sus propias huertas y ayuden a evitar el sobreconsumo de medicamentos que pueden provocar daños colaterales a la salud de las personas, volviendo a las recetas de antaño, aportando al factor cultural tan importante para poder preservar los recursos naturales.

Cabe destacar que Chile cuenta con más de 400 especies de plantas medicinales autóctonas y asilvestradas. En su mayoría en amenaza de extinción, debido a que el mayor porcentaje de plantas medicinales transadas proviene de recolección, no existen plantaciones en los terrenos que se producían en forma natural, estas se han ido alterando por el crecimiento de la población y/o cambio climático.