virus Hanta

Época del virus Hanta: Cuáles son los síntomas y cómo prevenirlo

El verano es sinónimo de días soleados y altas temperaturas. Si bien parece el panorama perfecto, lo cierto es que las actividades al aire libre de esta época del año hacen más probable el contagio de algunas peligrosas enfermedades como el Hanta.

¿Dónde está presente el virus y cuáles son los síntomas?
Los portadores son ratones silvestres de cola larga (Oligoryzomys longicaudatus). Para identificarlo debemos saber que el cuerpo del roedor mide entre los 6 y 8 cm y su cola, el doble, es decir, entre los 11 y 15 cm. Si vemos uno de estos animales no necesariamente nos contagiaremos, ya que se trasmite mediante las heces, orina o saliva del roedor.

Algunos de los síntomas de la enfermedad son: fiebre, dolor de cabeza, náuseas, vómitos, tos y malestar abdominal. Si el cuadro tiene una mala evolución puede llevar a una insuficiencia respiratoria y shock cardiovascular. Por lo que siempre debemos contactar a un especialista en caso de sospecha.

¿Cómo prevenir su contagio?
El equipo de expertos de ISS Chile, empresa que presta servicios de limpieza a lo largo de todo el país, nos entrega tres simples consejos que podemos seguir durante estos meses y así evitar contraer el virus.

  1. Limpieza previa: Si vamos a tomar vacaciones y visitar lugares con mucha vegetación, debemos preocuparnos de limpiar exhaustivamente antes de instalarnos, sobre todo los espacios de alta concurrencia como baños, cocina, comedor y dormitorios. Se sugiere pasar cloro diluido en agua en cada superficie y utilizar aerosoles desinfectantes certificados.
  2. Ventilar: Al llegar a un lugar que no estuvo habitado, tenemos que abrir ventanas y puertas para ayudar a la circulación de aire. Los expertos recomiendan realizar esto por al menos 30 minutos con mascarilla y guantes e idealmente en horarios donde la temperatura sea más baja, es decir, en la mañana o por la noche.
  3. Botar basura y aislarla: Independiente si estamos en un camping, casa o cabaña, debemos preocuparnos de dejar aislada y distanciada de nuestra familia la basura que botemos ya que los roedores buscan restos de alimentos. Algo útil en este caso es utilizar basureros con tapas.

Sumado a esto, obviamente debemos considerar el lavado constante de nuestras manos, ya sea con gel hidroalcohólico o con agua y jabón.