Equinoterapia marca diferencia en tratamientos de origen neuromuscular

Equinoterapia marca diferencia en tratamientos de origen neuromuscular

El Centro Comunitario de Rehabilitación de Peumo, inserto en el Cesfam La Esperanza, viene desarrollando desde el año 2013 una destacable práctica en relación a la implementación de una estrategia de rehabilitación e inclusión de personas con discapacidad. Desde sus inicios, este centro ha tenido la misión de implementar terapias innovadoras con cada uno de los usuarios que asisten a él, buscando la participación en las actividades a través de variadas terapias complementarias.

En el marco de lo anterior, la Equinoterapia se ha destacado, contribuyendo a la rehabilitación de niños con discapacidad de la comuna. Esta terapia es un tipo de tratamiento que se utiliza como soporte terapéutico en enfermedades físicas y neurológicas. Actualmente los pacientes que han sido integrados a esta estrategia, son aquellos con patologías de origen neuromuscular como ACV, Parálisis Cerebral, Síndrome de Pallister- Killian y Síndrome de Down.

Al respecto, el director del Centro de Salud Familiar La Esperanza de Peumo, Isaac Maldonado, destacó que «esta estrategia ha sido formidable, puesto que aún desde mi actual puesto laboral, destino un tiempo de la semana para trabajar con personas con discapacidad, a través de la Equinoterapia, donde se han generado cambios evidentes en la motricidad de nuestros usuarios, principalmente de niños a través de los 114 micromovimientos que ejerce un caballo. Además, está la conexión que se logra con éste, y que ayuda a brindar una mejor calidad en nuestra atención clínica con una variante no alopática, es decir que es una medicina complementaria».

Agradecida por el apoyo brindado por el equipo de salud, la usuaria Angelina Quintanilla, madre de la menor Laurita de un año de edad, quien padece el Síndrome Pallister- Killian, valoró el trabajo desarrollado. «A través de esta terapia mi pequeña ha mejorado en variados aspectos, principalmente en la conexión con el entorno y estimulación y reflejos, la cual ha mejorado considerablemente la calidad de vida de nuestra hija».

Respecto a los beneficios y mejora en la salud de su pequeña, la madre, destacó que «esto ha significado un antes de un después, esta terapia ha sido muy buena y ha servido tanto a ella como a nosotros como padres. Además, la ayuda y el compromiso de los profesionales ha sido lo mejor. Esperamos que la Equinoterapia tome un lugar dentro de todas las terapias que se realizan en este tipo de establecimientos».