Humanización del parto es un nuevo desafío para el Servicio de Salud

Humanización del parto es un nuevo desafío para el Servicio de Salud

Con el objetivo de establecer un estándar de atención para las mujeres y en especial para las gestantes, comenzó a funcionar en el Servicio de Salud O’Higgins (SSO) la primera mesa de trabajo orientada a la “Humanización de la atención Gineco Obstétrica”, conformada por matronas y matrones de establecimientos de la red asistencial.

Es así como las profesionales Berta González, Valeria Altamirano y Gabriela Pérez del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins, junto a Catalina Beltrán del Cesfam Santa Cruz, Cristián Jerez del Cecof Chumaquito de Requínoa, Ana María Rivera del Hospital de Litueche y Gonzalo Guzmán del Hospital Santa Cruz, encabezados por Aída Gálvez, asesora de la Dirección de Atención Primaria del SSO, realizaron la primera reunión orientada a establecer los objetivos y metas para este año.

Lo que se busca es incorporar un nuevo un nuevo enfoque en la salud “no sólo centrado en las tasas de morbimortalidad materno fetal a corto plazo y su prevención, los cuales han disminuido gracias a los avances tecnológicos y de la medicina, sino que además orientarnos a la calidad de los cuidados en el mediano y largo plazo para todas las mujeres y gestantes, centrado en el respeto y la adherencia a las buenas prácticas ginecobstétricas”, explicó Aída Gálvez.

Cada uno de los integrantes de esta mesa de trabajo participa de manera voluntaria y su interés está en cambiar la forma de enfrentar el parto, en ese sentido, la matrona Berta González explica que, en su caso, cuando egresó en los años ‘90 “te preparaban para el parto medicalizado, pero al trabajar con el recién nacido inmediato, comencé a ver el parto desde otra perspectiva y realicé un diplomado en Parto Humanizado, lo que me ha motivado para incorporarme a esta mesa de trabajo”.

Agrega que hoy es necesario tener una visión holística con las gestantes “no hablamos de una mujer embarazada, sino que de  una mujer gestante que se va a enfrentar a un proceso de nacimiento y que tiene un contexto, tiene una familia y un entorno, que también van a influir en el proceso de nacimiento, que es una persona integral con emociones, sentimientos y todo eso se va  a involucrar en el proceso de nacimiento y nosotras como matronas tenemos que tener la voluntad y la paciencia de respetar esos procesos”.

Por su parte, los profesionales más jóvenes como Cristian Jerez señalan que ya en su formación universitaria se hablaba de parto humanizado, pero “muchas veces no podíamos aplicarlo en las prácticas clínicas, porque son pocas las matronas estando uno en el internado te permiten atender a las pacientes desde esta perspectiva”.

De esta forma, se espera llevar a la práctica el pensamiento de especialistas como el doctor Michel O’Dent que señala que “nuestra forma de recibir a nuestros niños en el mundo, así como el apoyo que le damos a nuestras gestantes, determinará el futuro de nuestra civilización”, logrando un trabajo de parto que siga los procesos fisiológicos naturales, no invasivos, previniendo las complicaciones para la madre y el bebé, considerando los procesos emocionales de la mujer y su familia”.