Pacientes amputados comenzaron a recibir sus nuevas prótesis

Pacientes amputados comenzaron a recibir sus nuevas prótesis

Continuando con el programa del Ministerio de Salud y el Hospital Regional de Rancagua (HRR) que entregará una solución a 90 pacientes que han perdido alguna parte de sus extremidades inferiores, el mes de marzo comenzó la primera parte de la entrega de prótesis ortopédicas a personas amputadas transtibiales (bajo rodilla).

Pacientes amputados comenzaron a recibir sus nuevas prótesisLa actividad se realizó en el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del Hospital Regional, donde los primeros 19 pacientes recibieron la prótesis especialmente fabricada para cada uno de ellos. Esta es la segunda etapa del programa, ya que la primera fue la selección y toma de molde. Posteriormente vendrá el importante trabajo kinesiológico para poder adaptarse a la nueva extremidad.

“Hoy tenemos dos instancias de trabajo. La primera es la entrega y prueba al primer grupo de amputados transtibiales, quienes reciben su prótesis para probarla, sentir las características y avisar si es que hay que hacer algún detalle para la entrega final. Posterior a ello hay que hacer un programa de rehabilitación para el entrenamiento protésico. Además, se están tomando moldes para un segundo grupo”, indicó la coordinadora del programa, Tarishi Sánchez.

Tal como lo señala la kinesióloga, además de la entrega de las 19 primeras prótesis, se están tomando los moldes de otros 19 pacientes. En total, el programa beneficiará a 90 personas de la Región de O´Higgins: 65 con amputación transtibial y otros 25 con transfemoral (sobre la rodilla).

“El tratamiento protésico pasa por la fase preprotésica que se realiza en el Cesfam, y que es preparar el muñón y estar aptos para adaptarse a la prótesis. Los terapeutas trabajamos la cicatrización, el fortalecimiento, el uso del vendaje para modelar al muñón y después la toma de molde. Cuando se les entrega la prótesis, pasan con el kinesiólogo para hacer la rehabilitación y así tener un patrón de marcha lo más adecuado posible”, aseguró el terapeuta ocupacional del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación del HRR, Joel Rojas.

“Después de un año volví a caminar. Estoy bien, porque ya puedo andar con los dos pies. Este año fue de recuperación en mi casa, fue arduo, muy difícil. Tengo diabetes, tuve una herida, no me pude recuperar y me tuvieron que cortar el pie. Me parece muy bueno que se hagan estas entregas de prótesis”, indicó Héctor Rojas, uno de los 90 beneficiados con el programa que les permitirá tener una extensión artificial y así mejorar su calidad de vida.