Se suspenden temporalmente visitas a pacientes hospitalizados en Rengo

Se suspenden temporalmente visitas a pacientes hospitalizados en Rengo

Para cuidar a los pacientes, a usuarios y a funcionarios de salud frente a la propagación del coronavirus, el Hospital Ricardo Valenzuela Sáez de Rengo, a partir de hoy martes 19 de mayo, ha suspendido la visita de familiares a personas hospitalizadas. Se trata de una nueva medida que busca mitigar la transmisión del virus. Los familiares, indicados al ingreso del paciente como responsables, podrán conocer el estado de salud del enfermo mediante llamada telefónica efectuada por el médico tratante.

«Vamos a restringir temporalmente las visitas a todos los pacientes hospitalizados, puesto que es importante a esta altura de la crisis sanitaria, poder garantizar una mejor atención a todos nuestros pacientes, evitando contagios cruzados y la propagación del virus desde y hacia el interior del establecimiento», explicó el director del Hospital de Rengo, Osvaldo Pontigo.

Sobre el tema de la comunicación, el director agregó que «implementaremos la video llamada diaria mediante Tablet, donde el paciente podrá conversar con su familia, así como también, se efectuará la llamada telefónica diaria del médico tratante, al familiar responsable que quedó inscrito en la ficha del paciente durante la mañana, con el objeto de conocer el estado de salud de su familiar».

«Igualmente va a estar disponible el teléfono de la OIRS (Oficina de Informaciones, Reclamos y Sugerencias), 72-2337373 que funciona de lunes a viernes de 08:00 a 17:00 horas, donde el familiar responsable podrá hacer consultas sobre el estado de salud de un familiar. Puesto que, por un tema de confidencialidad, se le entrega la información a la persona que quedó registrada en la ficha al momento del ingreso del paciente», recalcó Osvaldo Pontigo.

Finalmente, sobre las excepciones de visita, Pontigo explicó que «hemos considerado la visita de la mamá, papá o tutor legal a los niños que están hospitalizados; también todas las mujeres que van a tener a su bebé pueden ser acompañadas por una persona en el parto; pacientes que estén en alguna situación crítica de salud y para aquellas personas del área de salud mental; todos los casos anteriores, podrán tener un acompañante de manera excepcional».