Se evalúan tres prototipos de alimentos funcionales regionales

Se evalúan tres prototipos de alimentos funcionales regionales

Los profesionales del Estudio Oportunidades de Negocios en Alimentos Funcionales, perteneciente a la Corporación del Libertador y el Núcleo de Biotecnología de Curauma (NBC), junto a un panel de expertos, analizaron y evaluaron cinco opciones de prototipos de alimentos funcionales, en base a los compuestos que se han rescatado en los análisis de laboratorio de 14 especies de frutas y hortalizas, pertenecientes a 18 comunas de las 3 provincias de la Región de O’Higgins.

En base a los conocimientos, experiencia y trayectoria tanto de los participantes del panel de expertos como del equipo multidisciplinario del proyecto, quienes analizaron la factibilidad técnica y económica de cada opción presentada, se seleccionaron tres alternativas que serán avaluadas según pruebas y análisis para elegir cuál es la que se producirá a escala de laboratorio.

Las alternativas que se analizan son: extracción de pectinas de cítricos para elaboración de mermelada sin azúcar añadida fortificada con pectinas; extracción de licopeno como aditivo colorante y funcional para la industria alimentaria; obtención de un polvo de berries rico en antioxidantes como aditivo natural para la industria alimentaria.

La extracción de pectinas de cítricos para elaboración de mermelada sin azúcar añadida fortificada con pectinas extraídas de cítricos y manzanas tiene como objetivo producir mermelada a partir de residuos agroindustriales, fortificada con pectinas extraídas de cáscaras de cítricos y pulpa de manzana sin azúcar añadida. El volumen de producción máxima estimada en la Región de O´Higgins es de 4.104 toneladas de descarte de cítricos al año y 43.490 toneladas de manzanas. Los profesionales del estudio consideran que podrían producir 390.251 toneladas anuales de mermelada fortificada con pectinas.

La opción extracción de licopeno como aditivo colorante y funcional para la industria alimentaria, tiene como objetivo extraer licopeno a partir de descartes de tomate producido por la agricultura familiar campesina y agroindustria, con el fin de generar un aditivo que se puede utilizar en la industria alimentaria como colorante y funcional. El volumen de descartes de tomates en la región se estima en 7.020 toneladas anuales, los profesionales podrían producir 515 kg de licopeno en 12 meses.

Mientras que, la alternativa elaboración de jugo en polvo a partir de un polvo de berries rico en antioxidantes naturales, pretende producir un polvo natural rico en antioxidantes a partir de los descartes de berries para elaborar un jugo en polvo natural. Anualmente se descartan 286 toneladas de berries en la Región de O´Higgins, de las cuales 45 podrían ser transformadas en jugo en polvo.

Los profesionales del proyecto, ejecutado por la Corporación del Libertador y financiado a través del Fondo de Innovación para la Competitividad del Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, entregarán – de acuerdo a la alternativa que se seleccione por los expertos- el primer prototipo de alimento funcional en base a descartes hortofrutícolas regionales en diciembre del presente año.