Modelo de acompañamiento a la inclusión laboral detecta un 8% de personal con discapacidad no conscientizada u oculta por temor

Modelo de acompañamiento a la inclusión laboral detecta un 8% de personal con discapacidad no conscientizada u oculta por temor

Grupo OpenCluster, empresa chilena que lanzó un innovador modelo de inclusión laboral en el 2018, acaba de completar un total de 71.200 trabajadores encuestados, de los cuales un 8% desconocen tener una enfermedad acreditable como discapacidad, o bien, optan por no informarla. El temor a ser estigmatizados, a la inestabilidad laboral y al alza en sus costos de salud y seguros, son las razones más recurrentes de quienes evitan informar patologías acreditables a la inclusión laboral.

Modelo de acompañamiento a la inclusión laboral detecta un 8% de personal con discapacidad no conscientizada u oculta por temorSegún Estadísticas del Registro Administrativo de la Dirección del Trabajo sobre la Ley de Inclusión Laboral, febrero 2019; desde la entrada en vigencia de la ley se han contratado 12.360 personas a su alero, con la participación de 1.988 empresas. De éstas, su concentración de ubica en la Región Metropolitana (1.095 empresas) y le siguen Biobío, Valparaíso, O`Higgins y Los Lagos. Se estima que 6.000 empresas en Chile calificarían bajo esta normativa, con más de 100 trabajadores, y no más del 50% estarían cumpliendo con la Ley de Inclusión Laboral.

Empresas industriales y de manipulación de alimentos son algunos de los sectores con mayor incidencia de enfermedades psquiátricas, comenta el presidente del directorio de Grupo Opencluster, Rodrigo Arias, gestor de la muestra. “Estamos en una etapa país en que debemos concientizar acerca de la inclusión laboral y no desde lo asistencial, sino más bien fortalecer las capacidades de los trabajadores en situación de discapacidad. Este trabajo involucra desde la alta gerencia hasta el nivel operativo, capacitaciones colectivas a todo el personal y un acompañamiento clínico de las personas en situación de discapacidad, con énfasis en la salud preventiva”, explica Arias. El ejecutivo asegura que las personas en situación de discapacidad son aquellas con menor tasa de accidentabilidad, y ello es porque están conscientes de sus limitaciones y suelen ser más respetuosos de los protocolos de seguridad, calificando con el mejor perfil para cargos de liderazgo en esta materia.

A la fecha, del total de personas asesoradas por OpenCluster y en situación de discapacidad, un 63% presentan discapacidad de tipo física, un 30% sensorial y un 7% psíquica y mental.

En el segundo semestre de 2018, OpenCluster completó un total de 70.000 encuestas voluntarias y de ellas un 2,45% presentaban patologías acreditables en la Comisión de Medicina Preventiva e Invalidez (Compin) del Minsal. Hoy, suma 3.000 respuestas adicionales y la cifra con una mejora en la metodología, bordea el 8%, demostrando que la discapacidad es una realidad ya instalada y propia de la mayor parte de las empresas. En la medida que los trabajadores en situación de discapacidad tramiten su documentación, será posible activar medidas no solo para proteger su estabilidad, sino también transparentarla a la compañía, para efectos de educación continua y salud preventiva, capacitando no solo a sus pares en los espacios de trabajo, sino también al grupo familiar.

Gracias a un equipo multidisciplinario de médico, psicólogo, fisiatra, terapeuta ocupacional, kinesiólogo y neurólogo, la consultora hoy aplican una batería de preguntas para detectar patologías acreditables, así como otras que podrían a futuro generar una condición de discapacidad, como sería la diabetes y el desarrollo de heridas crónicas, la hipertensión y el desarrollo de cardiopatías o accidentes vasculares; además de otras crónicas como podrían ser fibromialgia y depresión, esta última una de las más frecuentes y no informadas al empleador.

Con el pasar de los meses, la consultora OpenCluster ha elevado la participación de los entrevistados. Dado que la encuesta era voluntaria y lograba la participación efectiva del 40 al 60% del personal, hoy tras una decisión de gerencias de las empresas contratantes, se realiza una capacitación informativa a todos los trabajadores, de forma de conscientizar acerca de la realidad sobre la inclusión, y se aplican encuestas grupales para detectar patologías. La información registrada solo es transmitida al empleador tras el consentimiento del encuestado, tanto para acceder a su ficha clínica, como para saber si decide o no, iniciar la tramitación de su carnet de discapacidad en la COMPIN, que lo acredite como trabajador susceptible a la contratación bajo la Ley de Inclusión Laboral.

“Todas las empresas son inclusivas, aunque no lo saben en su mayoría. En la práctica, muchas de ellas superan la cuota exigida por la ley, y lo que es más preocupante, es que desconocen la situación real de sus trabajadores. Esto es cuestión de construir cultura inclusiva y transparentar realidades, protegiendo al trabajador y procurando su autocuidado, para que a futuro su nivel de discapacidad no aumente y mejore su calidad de vida dentro y fuera del trabajo”, concluyó Arias. La consultora realiza un mapeo de salud individualizado y propone un acompañamiento a quienes están en situación de discapacidad, además de cruzar aspectos como clima laboral y contexto socio-familiar, incorporando inteligencia al análisis de datos. El contratar personas en discapacidad no convierte a una compañía en una empresa inclusiva, en opinión del ejecutivo, se precisan cambios estructurales en las empresas para evitar vacíos legales y vicios que terminan dañando la verdadera misión de esta ley.