Niñas y adolescentes en la residencia Felice Sala aprendieron sobre el trabajo y rutina de un cantante lírico

Niñas y adolescentes en la residencia Felice Sala aprendieron sobre el trabajo y rutina de un cantante lírico

Como una forma de generar un espacio de entretención atípico para quienes se encuentran en aislamiento preventivo, en la residencia Felice Sala, de San Vicente de Tagua Tagua, se realizó un contacto virtual con el barítono Javier Arrey, quien compartió su experiencia musical y aclaró dudas y consultas de niñas y adolescentes.

El cantante, radicado hace más de 10 años en Estados Unidos, estuvo acompañado del director de orquesta Pablo Saelzer, quienes respondieron a la solicitud de la residencia que participó activamente hace un par de semanas en la “Gala online de Ópera”, espacio en el que compartió con distintos artistas chilenos y extranjeros, donde nació el interés de las jóvenes por conocer más sobre la lírica.

Para la directora regional del Sename, Jessica Ponce, la actividad les dio la posibilidad de acercarse a la música y a la cultura, cuyos accesos muchas veces son inalcanzables. “Agradecida del tiempo que brindó Javier Arrey a las niñas y adolescentes de San Vicente, ya que el compartir con este representante chileno que triunfa en el extranjero es una experiencia única y valiosa para ellas, más aún en este periodo de aislamiento preventivo”.

Según lo relatado por la directora de la residencia, Gema Zamorano, las niñas se prepararon con una serie de preguntas para conocer algo más sobre la carrera de un cantante lírico y los años de estudio que esto involucra. Las consultas se enfocaron en saber más sobre la preparación que deben tener para interpretar los personajes de las óperas, la pronunciación de los textos, vestuario y entonación, entre otras.