Seminario de Senda O'Higgins sobre efectos de la pandemia y el consumo de drogas en Chile convoca a más de 100 personas

Seminario de Senda O’Higgins sobre efectos de la pandemia y el consumo de drogas en Chile convoca a más de 100 personas

Sin duda la pandemia por COVID-19 nos ha presentado como sociedad una realidad hasta ahora desconocida a nivel nacional e internacional. Este escenario, ha llevado a SENDA a generar nuevas estrategias preventivas y de miradas inclusivas en los distintos espacios y roles que cada uno de nosotros y nosotras desempeña en su comunidad. Es por esto que el servicio realizó el seminario «Prevención de conductas de riesgo asociadas al consumo de alcohol y otras drogas en contexto laboral post pandemia SARS-CoV-2».

La iniciativa se llevó a cabo con el objetivo de analizar y reflexionar sobre el impacto de la crisis sanitaria en nuestras vidas y las nuevas formas de prevención y conductas asociadas al contexto de salud mental. Propósito que va en línea con el modelo estratégico preventivo de SENDA, que es el de incorporar en los distintos espacios, ya sea laborales, educacionales y comunitarios, el reconocimiento de factores protectores y de riesgo.

Al respecto, el Director de SENDA O’Higgins, Andrés Mejía, sostuvo que «para nosotros como servicio es muy importante poner a disposición de la comunidad este tipo de seminarios, en el que hablamos sobre cómo nos ha afectado esta pandemia y cómo, desde nuestro qué hacer en la prevención del consumo de alcohol y otras drogas, podemos generar nuevas estrategias y conocimientos. Sabemos que este tiempo no ha sido fácil, y por lo mismo nos alegra que hayan participado más de 100 personas en esta actividad, porque nos demuestra que hay interés en las personas de tener más y mejores herramientas preventivas».

Durante el encuentro se analizó el escenario actual chileno asociado al consumo de alcohol y otras drogas post pandemia, la realidad específica de Chile en relación a las conductas de riesgo. Asimismo, se promovieron factores protectores biopsicosociales basados en la evidencia actualizada para así facilitar la identificación de nuevos factores de riesgo en el entorno circundante, y se dieron a conocer las buenas prácticas preventivas recomendadas por programas internacionales.

En este sentido, el psicólogo y relator del seminario, Julio Figueroa, dijo que «como esta es una situación muy nueva (pandemia) para la humanidad, lo largo de esta pandemia, las implicancias que han tenido en el mundo actual, es muy importante que se abran este tipo de espacios para contar qué es lo que ha pasado, cómo lo hemos enfrentado, pero principalmente abrir un espacio de comunicación y de interacción».

Además, el experto hizo énfasis en que «lo que yo le digo a la comunidad, es que cuando el consumo de cualquier tipo de drogas, y cuando me refiero a drogas hablo del alcohol, que es la droga que más gente mata en el mundo, es que lamentablemente hay gente que no es feliz si no toma, hay gente que no baila si no toma, yo le pido a la gente que piense en las drogas como una muleta emocional ¿Por qué le pedimos prestada seguridad al alcohol, tranquilidad a la marihuana, energía a la cocaína? ¿Por qué no generarla en base a los mismos neurotransmisores que tenemos dentro? A la oxitocina, a la dopamina, a las endorfinas, a la serotonina, por qué no generarlo a través del deporte. Yo entiendo que a los seres humanos nos gusta el placer, pero generarlo de un modo artificial nos vuelve esclavos».

Para finalizar, cabe destacar que para el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol -SENDA, resulta de especial relevancia generar estos espacios reflexivos que permiten fortalecer las competencias de autocuidado y de prevención, no solo desde lo ciudadano, sino también con actores claves corresponsables del ámbito privado y público inserto en los distintos territorios.