Techo-Chile busca sumar nuevos socios para financiar trabajo en campamentos

Techo-Chile publica nuevo Estudio de Campamentación

¿Por qué aumentan las familias en campamentos hoy en Chile? Entre el 9 de mayo y el 31 de septiembre de este año 2017, Techo-Chile realizó una encuesta en terreno a 1.785 hogares de las regiones de Tarapacá, Antofagasta, Atacama, Valparaíso, Metropolitana, Biobío y Los Lagos con el objetivo de identificar las causas del aumento de familias en los campamentos en Chile.

Hoy en día, en nuestro país existen 40.541 familias viviendo en 702 campamentos, lo que representa un aumento de un 48% en el número de familias desde 2011 a 2017. Este crecimiento sostenido de familias en asentamientos informales se manifiesta a nivel regional, donde los mayores incrementos se concentran en las regiones de la zona norte y ciudades metropolitanas de Chile.

Los resultados de nuestro estudio indican problemas que se están visualizando, como la migración, hacinamiento, y problemas relacionados al pago de arriendos. Esta situación es una crítica vulneración al derecho a una vivienda adecuada, fundamentalmente por los altos costos de una vivienda, y por condiciones mínimas de habitabilidad. Los resultados se lograron a través del reconocimiento de las características sociodemográficas y habitacionales de una familia antes de llegar a vivir a un campamento.

A continuación, las principales cifras nacionales que arrojó nuestro estudio:

  • Respecto a la composición sociodemográfica de los hogares, un 54,2% de los jefes de hogar tiene entre 17 y 40 años de edad. De acuerdo a CASEN 2015, en comparación a la población en Chile, el promedio de edad de los jefes de hogar es de 53 años.
  • Al consultar los principales motivos porque se van a vivir en un campamento, la respuesta más frecuente son los altos costos de los arriendos (60%), seguido de la situación de allegamiento que se vivía (30,3%) y las pocas oportunidades laborales (19,2%).
  • En relación a los ingresos y gastos antes de llegar al campamento, el 46% de los ingresos de los hogares se gastaba en arriendo. El promedio de los ingresos mensuales del hogar era de 336 mil pesos, donde un 55,6% ganaba menos del sueldo mínimo.
  • Considerando a quienes pagaban arriendo de una vivienda, el costo promedio del arriendo era de 154.222 pesos, lo que corresponde al 46% de gastos mensuales sólo en este ítem.