Paulina Rasso

Escuela de Ciencias Sociales UOH gestiona convenio con TOP de Rancagua

Los requerimientos de la formación profesional en el ámbito universitario es un tema en constante cambio y que propone diversos desafíos de acuerdo a la evolución educativa y las necesidades laborales. De allí que la Escuela de Ciencias Sociales de la Universidad de O’Higgins (UOH) esté abocada a generar convenios de cooperación que les permita a sus estudiantes conocer desde los primeros años de estudio, la realidad laboral que les espera en diversos ámbitos del quehacer regional.

Una de estas iniciativas, que se pretende firmar en el segundo semestre de este año, es un convenio de cooperación con el Tribunal de Juicio Oral en lo Penal (TOP) de la ciudad de Rancagua, que busca que las y los estudiantes puedan conocer en primera persona el trabajo que se realiza al interior del tribunal desde diversos ámbitos.

Paulina Rasso, encargada de Prácticas y Vinculación con el Medio de la Escuela de Ciencias Sociales, explica que este futuro acuerdo se enmarca “en el trabajo y los requerimientos de formación profesional de las carreras de Derecho, Administración Pública, Psicología e Ingeniería Comercial”.

La docente puntualiza que este convenio podría –en el papel- sólo aplicar a la carrera de Derecho, “pero en el tribunal trabajan muchos administradores públicos, ingenieros comerciales, psicólogos y otros profesionales del área social. Desde ese matiz, hemos querido formalizar una relación de colaboración que ya se estaba dando en la práctica, pero ahora queremos sentar las bases para un acuerdo formal entre ambas instituciones”.

Rasso señala que la iniciativa parte desde los requerimientos de práctica profesional, “pero también respecto a observaciones en terreno e instancias de colaboración conjunta, como puede ser la organización de seminarios en temáticas de relevancia para la región”.

“El beneficio directo que tenemos, aprovechando el carácter regional de la Universidad, es proporcionarnos un espacio de observación y de trabajo (práctica), con el cual los y las estudiantes pueden interactuar desde su formación de pregrado. Muchas veces los alumnos de Derecho y Administración Pública conocen los espacios en los que trabajarán cuando hacen su práctica y muchos de ellos sólo cuando comienzan a trabajar”, explica la docente.

Por eso, Paulina Rasso destaca la posibilidad que este convenio permita a las y los estudiantes “tener contacto con el tribunal y toda la serie de protocolos y acciones propias de su funcionamiento desde el pregrado. Esto supone que los alumnos desde primer año puedan conocer un juicio, una sala, lo que son los jueces, los auditores y tener un contacto directo con ellos”.

Según la encargada de Prácticas y Vinculación con el Medio de la Escuela de Ciencias Sociales, el objetivo de esta iniciativa es mostrarles “la realidad que va a tener un abogado, un administrador público, un ingeniero comercial, un psicólogo, dentro de lo que implica la organización de las audiencias a propósito de la administración de justicia”.

Manifiesta que más allá del conocimiento teórico, “lo que uno espera es que, al finalizar cada asignatura, las y los estudiantes avancen en la adquisición de competencias profesionales, teóricas y éticas. Y dentro de ese marco, la posibilidad de tener interacción profesional y visualizar cómo se desempeñan instancias como éstas, permite hacer mucho más didáctico y más aterrizado el aprendizaje”.