Tres claves para enfrentar la desmotivación laboral en tiempos de COVID-19

Tres claves para enfrentar la desmotivación laboral en tiempos de COVID-19

Sin duda la motivación es un factor clave para el éxito en el trabajo y esta se ha visto afectada por todos los cambios impuestos en este ámbito por la pandemia. Nuevas dinámicas, funciones diferentes, pocas instancias de interacción con los equipos y largas jornadas laborales, entre otros factores,  han impactado directamente a los colaboradores derivando en un aumento de la desmotivación. Los efectos son variados y van desde la sensación de agotamiento, estrés, ansiedad, hasta la incapacidad de desarrollar correctamente las tareas encomendadas.

Lo positivo es que este escenario se puede revertir, si las compañías toman ciertas medidas para motivar a los equipos y generar nuevamente un sentido de pertenencia. Desde Mandomedio,  empresa chilena referente en la gestión de personas, entregan tres claves que pueden ayudar a luchar contra la desmotivación en tiempos de Covid y así afrontar de mejor manera este segundo semestre.

  1. Retomar los espacios de interacción con el equipo: Más allá a las reuniones enfocadas en el seguimiento de las tareas, hoy en día es crucial generar espacios de conversación y distracción para compartir con los compañeros. De hecho, el último informe Workmonitor de la consultora internacional Randstad arrojó que al 84% de los encuestados en Chile le gustaría volver a su lugar de trabajo apenas sea posible, principalmente por extrañar la interacción con sus pares. Actividades recreativas o de integración que permitan alejar la mente del trabajo y fortalecer los vínculos con el equipo son fundamentales en estos tiempos.
  1. Instaurar una política de reconocimientos: Todas las personas necesitan ser reconocidas y validadas para desarrollar con confianza sus labores y mejorar su autoestima. Por eso un tema central para mantener un equipo motivado es incentivarlos de este modo, considerando los recursos económicos no son la única alternativa. Una capacitación especializada o la posibilidad de participar en instancias de formación externa son altamente valoradas por los colaboradores.
  1. Establecer programas de capacitación y aprendizaje: De acuerdo a estudios internacionales, casi el 30% de los empleados espera que se establezca un programa de apoyo para mejorar sus habilidades y el 26% aseguró querer más formación en tecnología y oportunidades de reskilling, es decir, de aprender nuevos conocimientos fuera de sus actuales competencias. Para dar curso a estas necesidades, el online learning es hoy la mejor alternativa, pues es más rápido, efectivo y simple, y además entrega la flexibilidad de cursarlo en cualquier momento. Para estos fines, Mandomedio desarrolló una plataforma de aprendizaje en línea, llamada Digital Flex, que ha permitido construir aulas virtuales para diferentes organizaciones. Sólo este año el sistema ha recibido más de 15 mil alumnos, con 79 cursos y más de 500 webinars. “El online learning llegó para quedarse, pues es más rápido, efectivo y simple, junto con entregar la flexibilidad de cursarlo en cualquier momento. Las estadísticas que se extraen, además, son un insumo sumamente valioso para la definición de nuevas políticas de capacitación”, concluye Rodrigo Correa, Gerente de Mandomedio Consulting.