Cómo ahorrar sin pasar frío en este invierno

Cómo ahorrar sin pasar frío en este invierno

Se acerca el invierno, ya está oscureciendo muy temprano y las bajas temperaturas empiezan a sentirse, obligando a calefaccionar los ambientes y a recurrir más a la iluminación artificial. Esto se traduce en el aumento de las cuentas de servicios de electricidad y gas, sobre todo considerando el mayor tiempo en casa que aún implica la crisis sanitaria. ¿Se puede hacer algo para evitar que se disparen las cuentas y lograr una mayor eficiencia energética? Aquí entregamos algunas recomendaciones para evitar alzas.

Si su edificio tiene calderas existe una temperatura que permite ahorrar más en conjunto con una mantención oportuna
“Realizar una mantención profunda al sistema de calderas durante el verano para preparar el sistema para la temporada alta de invierno es lo más recomendable. Adicionalmente, regular la temperatura de las calderas del edificio, permitiendo que al residente le llegue el agua a 43ºC, evitará el sobrecalentamiento de agua que solo buscará consumir más gas. Ésta es la mayor variable de gasto en un edificio”, explica Gonzalo Cabezas, gerente de Operaciones de Assetplan.

En el caso de tener termo.
El experto recomienda que si el agua caliente del departamento funciona con termo, es ideal configurar la temperatura para no sobrecalentar el agua y ajustar los tramos de funcionamiento por reloj a los horarios reales en los que se usa, hoy en día existen enchufes inteligentes con domótica que cuestan $10.000 más instalación y permiten configurar lo horarios del termo cualquier lugar desde el celular y también revisar los consumos. Si en cambio, tienen diferentes tarifas en distintos horarios, deben tratar de calentar el agua en horarios de baja tarifa y mantener la temperatura durante el resto del día, ya que mantener una temperatura resulta más barato que calentar.

Si tiene estufas eléctricas cierre las puertas de los espacios sin usar
Gonzalo Cabezas explica que en el caso de la calefacción eléctrica lo más eficiente es cerrar las puertas de los espacios sin usar, evitando así desperdiciar energía. “Es ideal mantener las puertas cerradas de los espacios que no se estén utilizando, los lugares de tránsito es innecesario calefaccionarlos, tales como baños, cocina o habitaciones en desuso. Eso sólo provocará que el calor se disperse en el lugar, demorando el aumento del calor en la propiedad y gastando de más”, comenta el experto.

¿Y la iluminación?
La iluminación supone también un gasto importante en la vivienda. Un primer medio para reducir los gastos en esta materia es utilizar ampolletas de bajo consumo, pero también aprovechar la luz del sol lo más posible y no dejar las luces encendidas en lugares de la casa que no se están utilizando. La evidencia indica que un hogar puede ahorrar hasta un 40% cambiando las ampolletas normales por las de bajo consumo. Por ejemplo, una de 60 watts por una led de 9 watts.

A todo esto, se suma otro consejo para quienes tienen cobros de electricidad por horario: “Si tienen tarifa eléctrica por horario, es ideal hacer uso de lavadoras o estufas en horarios de baja tarifa”, añade Cabezas.