Alivio del Dolor del Hospital de Rengo más que un programa que calma el Cáncer

Alivio del Dolor del Hospital de Rengo más que un programa que calma el Cáncer

El cáncer es una enfermedad que impacta no sólo al paciente sino también a su familia, por lo tanto, recibir ayuda integral por un equipo multidisciplinario en la calidez de su hogar es una gran ayuda. En este contexto, el Hospital de Rengo, desarrolla el programa Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos, perteneciente al problema de salud número cuatro del GES (Garantía Explicita de Salud), con un enfoque humano y cercano, atendiendo mensualmente a 100 pacientes tanto en el hospital como en domicilio a quienes presentan dependencia severa, entregando evaluación médica y tratamiento para los síntomas que produce el cáncer avanzado, también controles y procedimientos de enfermería, manejo del fin de vida, entre otras prestaciones.

Al respecto, el director del Hospital de Rengo, José Antonio Cavieres indicó que “uno agradece cuando conoce y tiene el honor de trabajar con profesionales de la salud tan comprometidos con la comunidad y sobre todo con pacientes que están cursando cuadros de gravedad de una enfermedad que lamentablemente afecta a un porcentaje importante de la población chilena y que tiene también un costo económico,  social y emocional enorme para las familias, por lo tanto, la labor que realiza el equipo de Alivio del Dolor del hospital, es muy importante, ya que ayuda a que las familias se sientan apoyadas y los usuarios puedan recibir una atención digna y de calidad durante todo el tiempo en sus domicilios ”.

Por su parte, la encargada del Programa Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos del Hospital de Rengo, la Dra. Camila Olivares explicó que “es una garantía Ges para los pacientes con Cáncer en Chile, los cuales necesitan un alivio asintomático integral de su condición, dado que sabemos que dicha enfermedad puede traer muchos síntomas en etapas más avanzadas, por lo tanto, cuando un especialista, considera que su paciente necesita este programa, realiza la derivación pertinente. En este sentido, la mayoría de nuestros usuarios son derivados por Oncólogo desde el Hospital Regional de Rancagua, a través de interconsulta, pero también existen otros especialistas que derivan, como: los Urólogos que ven usuarios con Cáncer de Próstata o los Cirujanos y también, Medicina Interna”.

Olivares agregó que “es una experiencia por un lado difícil y por otro bien enriquecedora, ya que encontramos realidades muy duras, pero también tenemos la oportunidad de acompañar a las personas en este proceso que es algo tan íntimo y personal como es el sufrimiento, ellos nos abren las puertas de su casa y tenemos la oportunidad no solamente de aliviar los síntomas, sino de hacer un acompañamiento desde lo psicológico y desde lo espiritual, para ello, tenemos un equipo multidisciplinario con un enfoque personalizado compuesto por:  Psicóloga, Enfermera TENS, Asistente Social, Kinesiólogo, Nutricionista, Terapeuta Ocupacional, Químico Farmacéutico”.

En este sentido, la enfermera Programa Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos del Hospital de Rengo, Arelis Ruiz señaló que “es grato trabajar de esta forma tan humana, porque se sienten en confianza y estamos cien por ciento dispuestos para ellos, ya que nos pueden llamar o escribir ante cualquier duda, tenemos un sistema de puertas abiertas, porque sabemos que la condición del paciente puede cambiar de un día para otro. En domicilio, entregamos medicamentos, tomamos exámenes de laboratorio, cambiamos sondas, se efectúan evaluaciones nutricionales, oxigenoterapia y educamos a la familia en relación a los síntomas que produce el cáncer y cómo manejarlos sobre todo en etapa terminal”.

La experiencia de una familia

El Programa Alivio del Dolor y Cuidados Paliativos del Hospital de Rengo, juega un rol importante para las familias que tienen un miembro con cáncer, al respecto José Bozo tiene actualmente a su esposa quien está atravesando dicha enfermedad diciendo que “agradezco al equipo, por ser tan cálidos y humanos, ya que siempre a la hora que los hemos llamado nos han atendido y nos han demostrado afecto, por lo tanto, somos privilegiados con este programa, porque a pesar del dolor que estamos pasando, todos los profesionales nos han entregado en nuestra casa; a mi esposa y mis hijos una medicina de energía”.

Bozo añadió que “cuando se enferma uno de los pilares fundamentales de la familia que es mi esposa, quien nos ha entregado las enseñanzas de vivir como familia, es toparse con un vacío donde uno se cae y nos caemos todos, pero gracias a la ayuda de los profesionales empezamos a percatarnos del momento en el que estamos, por ende, empezamos a pararnos y a luchar, creciendo en otros aspectos; miramos el mundo de forma diferente, ya que esta realidad no la podemos palpar hasta que la vivimos y el amor de mucha gente es fundamental para la familia y la sociedad”.

Sobre su experiencia en el programa, Badia Cáceres esposa de José Bozo manifestó que “me parece una estupenda organización y recibo una gran ayuda de parte de los profesionales en mi casa y estamos satisfechos de todos lo que nos ha entregado, porque son muy atentas y cariñosas, puesto que cuando uno tiene cáncer quiere recibir más cariño y antes no sabía que existía este programa”.

Finalmente, el hijo del matrimonio, Rodolfo Bozo señaló que  “es muy bueno el programa, porque le da más tranquilidad a mi papá, que pasa más tiempo con mi mamá y a ella también, además hemos hablado de este programa con otras personas y no nos creen que van a la casa y que nos contestan el teléfono, cosas que son básicas, pero que no sucede en otras partes, pero ello se debe a la calidad humana que posee el equipo del programa Alivio del Dolor del Hospital de Rengo”.