Cómo una videollamada fortalece la salud emocional

Cómo una videollamada fortalece la salud emocional

El acceso a un teléfono celular es algo ya muy habitual, y no se valora la facilidad de las comunicaciones, pues está siempre a mano, pero cuando se está enfermo, hospitalizado y no se pueden recibir visitas, este aparato cobra mayor relevancia y utilidad. Así lo han sentido los miles de pacientes de los diferentes hospitales de la Red Asistencial de O’Higgins, que a través de videollamadas y llamadas telefónicas han podido comunicarse con sus familiares desde los hospitales.

La emergencia sanitaria provocada por el Covid 19 generó la adopción de una serie de medidas restrictivas en los establecimientos hospitalarios, entre ellas la suspensión de las visitas de familiares a pacientes hospitalizados por el riesgo de contagio. Ante ello, el programa Hospital Amigo dio con la entrega de celulares, la posibilidad de que pacientes hospitalizados puedan contactarse con sus seres queridos. La medida busca fortalecer la salud emocional del usuario que está hospitalizado, para avanzar en su recuperación.

Uno de estos hospitales es el de Marchigüe, donde «hemos implementado el sistema de videollamadas y llamadas telefónicas, para romper esta barrera sanitaria, con la ayuda de la tecnología y que busca conectar a los pacientes con sus familiares. La gestión se realiza con la enfermera de turno, donde el paciente llama a sus familiares. Esta medida influye, positivamente, en la recuperación del paciente, ya que se genera un mayor bienestar emocional. A su vez, es importante entregar una mayor tranquilidad a las familias y los pacientes, porque sabemos que eso lo ayudará a que tenga una mejor recuperación. Por ello es necesario que el usuario no pierda el contacto con su familia y siga sintiendo esa cercanía con su núcleo familiar», apuntó Melissa Martínez, enfermera encargada del área de hospitalizados y programa Hospital Amigo del Hospital de Marchigüe.

Sobre la recepción que ha tenido esta medida, la profesional indicó que «ha sido muy positiva. Los pacientes se han adecuado bien y han podido cumplir con los protocolos establecidos. La mayoría de nuestros pacientes son adultos mayores que muchas veces no manejan la tecnología. Es por ello, que el equipo de salud está en todo momento de este contacto del paciente. Han surgido muchos cambios, pero nuestra atención sigue siendo cercana. Estamos constantemente motivando a los pacientes, ya que es más difícil estar en esta situación tan vulnerable sin poder ver a sus familiares. Como equipo tratamos de entregar la mejor atención posible».